Hallaron en Perú a un argentino desaparecido desde hace 15 años

Ajustar Comentario Impresión

Y dialogando con el joven, Florence habría resuelto una desaparición ocurrida en Argentina hace 15 años. "Hace dos años Ariel estuvo en el Consulado para hacer un nuevo documento. ¿Cómo no se dieron cuenta que el chico estaba acompañado por una persona que no tenía nada que ver con él?"

Lo encontró una mujer cuando se acercó a darle una propina y notó su acento argentino, en el barrio limeño de San Borja. Y su método tuvo éxito: el posteo no solo tuvo amplia repercusión en Perú sino que trascendió las fronteras y llegó hasta Argentina, con lo cual el difícil rompecabezas de la identidad e historia de Ariel comenzó a armarse. Tenía miedo que no me respondiera nada, porque también podía pasar, comentó en una entrevista con los medios argentinos. "El único que ha logrado responder a las llamadas es el hermano menor, que tendría 18 años", detalló.

La mujer asegura que su travesía en el consulado fue desagradable, pues sintió ante la cónsul que "estaba estorbando, que les estaba levando un problema". Que les estaba llevando un problema. El joven tiene una gran cicatriz en la frente lo que delataría las malas condiciones que debió pasar durante los últimos años. Me corrigió varias veces y le dije que me quería encargar de Ariel hasta último minuto, y me dijo que hasta ahí llegaba yo, que no podía hacer más nada. "Y yo pensaba que, si no se encargaron durante 18 años, no podrían encargarse en un día". Además dice no recordar su apellido ni su dirección.

Ella dijo, a través de su cuenta de Facebook, que la familia de Nacer es de Avellaneda y que su mamá se llama Nélida. "Pasé un mal momento en el Consulado argentino en Perú".

La embajada argentina en Perú emitió un comunicado (donde figura con un nombre que no es el correcto).

Pero la versión de Florence, según lo que pudo averiguar, es que Ariel salió de Perú para volver a entrar e incluso gestionar un nuevo documento.

Lo más extraño del caso, es que aparentemente en una ocasión anterior, Ariel ya había viajado a su natal Argentina, e incluso hace poco estuvo en Bolivia, pero sin ningún tipo de documentación, y con las dificultades del joven para comunicarse con las personas, se desconoce cómo fue posible. "Es un chico que no puede atar una oración, responde con monosílabos y no recuerda nada", dijo. "Y no para de pedir por su abuelita", agregó la mujer que lo encontró.