Rechazados por Italia, tres barcos con 630 inmigrantes fueron a Valencia

Ajustar Comentario Impresión

Salvini, líder de la ultraderechista Liga, afirmó que la Aquarius de la ONG "SOS Méditerranée" pondrá rumbo "inmediatamente, cuanto antes", hacia España, al término de un encuentro entre los ministros con competencias en este ámbito en Roma, según los medios italianos.

Autoridades y organizaciones humanitarias, coordinadas por Cruz Roja, ultiman los preparativos para atender en el puerto español de Valencia a los 629 inmigrantes subsaharianos rescatados en el Mediterráneo por el buque Aquarius, que llegarán dentro de unos días.

La Generalitat Valenciana ubicará en la antigua sede de la Copa América del puerto de Valencia la base logística que coordinará la llegada y acogida de las 629 personas a bordo del buque Aquarius y de las otras dos embarcaciones, que se estima que lleguen en unos tres días a la capital.

En el Aquarius aguardan siete embarazadas, 11 niños y 123 menores que viajan solos.

Esta mañana ha llegado un suministro de comida desde un barco militar italiano y la Cruz Roja también ha asegurado que proporcionará todo lo que sea necesario durante el trayecto, por lo que esto no preocupa a la tripulación del "Aquarius", destacó el cooperante italiano.

"La situación es tranquila si se considera el número de horas y el sufrimiento que han soportado estas personas", había dicho anteriormente a la AFP Annelise Borges, periodista de Euronews, que se encuentra a bordo.

"Estamos ante una criminalización y estigmatización de estas personas, que buscan mecanismos de protección garantizados por el derecho internacional", criticó Noguera, quien rechazó totalmente la opción de devolver a los migrantes a Libia, de donde proceden: "Muchos de ellos han sido víctimas de violencia física, sexual y de extorsión".

El lunes, cantó victoria después de que España anunciara su intención de acoger al barco, y advirtió a los otros navíos de oenegés que se arriesgan a la misma negativa.

El rechazo al acogimiento de barcos con inmigrantes no se circunscribe, sin embargo, a países mediterráneos, pues el sudeste asiático y Australia son prueba de ello.

Italia, que desde 2013 vio desembarcar en sus costas a unos 700.000 migrantes, siente que durante la crisis migratoria sus socios de la Unión Europea la dejaron sola.

Salvini pidió a Malta que acogiera a los inmigrantes, pero el gobierno maltés también se negó a hacerlo, argumentando que la responsabilidad era de Italia, puesto que la ley del mar estipula que los rescatados deben ir al puerto seguro más cercano.

"Se está preparando todo para que haya una acogida lo más razonable posible, lo importante es que esté todo coordinado, que haya un cierto horizonte para estas personas", indicó el presidente de la región de Valencia, el socialista Ximo Puig.

"Se ha encontrado una solución" puntual con España, pero "los rescates continuarán y es imperativo que los Estados europeos hablen entre ellos para encontrar soluciones aceptables", dijo a la AFP la directora general de SOS Méditerranée, Sophie Beau.