Alemania quiere mantener a toda costa el formato del G7

Ajustar Comentario Impresión

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha acusado al presidente de Estados Unidos, de "destruir una increíble cantidad de confianza" al anunciar en Twitter su rechazo al comunicado conjunto del G-7 solo horas después de firmarlo, y ha declarado que la unidad de Europa es el arma más poderosa contra sus pretensiones nacionalistas. Merkel reiteró que Europa tiene que tomar su destino en sus manos, en ocasiones junto con Japón y Canadá, ante una clara agenda del mandatario estadounidense.

"La retirada a través de un tuit es sin duda decepcionante y un poco deprimente", dijo Merkel en la noche del domingo en el programa de la cadena ARD "Anne Will", en el que destacó el respaldo de su Gobierno a lo establecido en el comunicado final.

Pese a todo, Merkel ha pedido a sus socios europeos que permanezcan unidos y muestren templanza para evitar una escalada con Washington de la que, en especial, la economía alemana saldría muy mal parada.

"El tema de los aranceles no se puede mirar aisladamente, hay que pensar también en temas como las subvenciones", dijo.

No obstante, Merkel subrayó que ha seguir hablando con Rusia en otros foros sobre determinados temas como el desarme o la crisis ucraniana.

Una fotografía publicada en la cuenta de Instagram de la canciller alemana, Ángela Merkel, da cuenta de la tensión existente en la cumbre celebrada este viernes y sábado en Canadá entre los países más industrializados del mundo.

La mayoría de los comentarios consideran que la posición de Trump, con los brazos cruzados, refleja una posición defensiva.

"La cooperación internacional no puede depender de ataques de enojo o pequeñas palabras. Seamos serios y dignos de nuestros pueblos", señalaron fuentes del gobierno francés, que explicaron el trabajo que implicó "conseguir un texto y unos compromisos", y que si alguien los abandona, lo que hace es poner en evidencia "su incoherencia y su inconsistencia".

En la rueda de prensa final del G7, el premier canadiense Justine Trudeau, remarcó que la cumbre había sido un éxito ya que hasta Estados Unidos se había adherido al comunicado final, lo que posteriormente Trump negó en mensajes por su cuenta de Twitter desde el avión presidencial.