Tildan de "asesino" al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega

Ajustar Comentario Impresión

Las manifestaciones violentas se han cobrado la vida de más de 100 personas, han dejado miles de heridos, además quienes protestan han mantenido un bloqueo constante de las principales vías del país centroamericano, han promovido saqueos, y han torturado y efectuado acciones denigrantes contra quienes piensan distintos a ellos.

El hecho ocurrió en el barrio San José Oriental, uno de los lugares que, en horas de la mañana, fue irrumpido a tiros por la Policía.

La población de Masaya confirmó que un zapatero de 60 años falleció en un ataque armado de la Policía nicaragüense la tarde del sábado.

Policías despejaron a la fuerza las barricadas sobre la avenida principal, mientras civiles encapuchados y armados, conocidos como "turbas", quitaban las barreras construidas en las calles adyacentes por pobladores para "protegerse" de los grupos armados que operan por las noches, explicó Baltodano.

La influyente vicepresidenta del país, Rosario Murillo, envió en la noche del lunes un mensaje de solidaridad a las familias y reiteró el compromiso del gobierno para restaurar la paz.

"Solidaridad con quienes estamos sufriendo, solidaridad con quienes hemos de una u otra forma sido afectados por estos tiempos de oscuridad que nadie quiere en nuestro país, solidaridad con las familias que han perdido seres queridos, solidaridad con las familias que ven limitada su movilidad", señaló la dignataria. Las víctimas son dos policías y un delincuente de identidad desconocida.

"Le dije al presidente Ortega que usando solo el lenguaje de la represión en Nicaragua, se aleja cada vez más de la realidad, se agrava la crisis política, el dolor del pueblo", advirtió el obispo Auxiliar de Managua Silvio Báez. Ríndanse que yo soy su amo y señor. "Ríndanse que yo soy su amo y señor", anotó Carrión Cruz, ahora disidente del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en Twitter.

"Hacemos un llamado general a un paro de 24 horas en el departamento de León"; indica un comunicado leído hoy. Las defensas se multiplicaron en la capital de Nicaragua tras el llamado opositor a organizarse en lucha pacífica contra el Gobierno, mientras reportes extraoficiales daban cuenta de dos muertos en ataques de paramilitares en la norteña Sébaco y organismos de derechos humanos elevaban la cifra de fallecidos a 139.

Las protestas contra Ortega comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.