Lagarde: "Reiteré mi apoyo a los planes del Gobierno argentino"

Ajustar Comentario Impresión

"Asimismo, me siento alentada por los esfuerzos del gobierno por eliminar las disparidades entre hombres y mujeres en Argentina y avalo plenamente sus planes en ese sentido", destacó.

En un comunicado difundido a través de la página del FMI, la funcionaria del organismo internacional remarcó que "la protección de los pobres y los más vulnerables es un componente crítico del plan", que instrumentará el Ejecutivo que encabeza Macri, y señaló que ese "enfoque" cuenta con todo su "apoyo". "Eso va a potenciar el crecimiento", puntualizó.

Esta cumbre tuvo lugar el viernes 8 y sábado 9 de junio en el hotel Fairmont Le Manoir Richelieu, un complejo a orillas del río San Lorenzo, en la localidad canadiense de Charlevoix, a unos 140 kilómetros del centro de Quebec.

El jefe de Estado argentino asistió a la Cumbre del G-20 invitado como observador. Según anunciaron desde presidencia, el primer mandatario mantendrá una serie de encuentros con los líderes de la naciones más industrializadas del mundo, que tendrá su punto culmine cuando se reúna con Christine Lagarde, titular del Fondo Monetario Internacional (FMI). "Estos es una apuesta a la Argentina a mediano y largo plazo", dijo.

"Si queremos acelerar ese crecimiento, tenemos que tener una política con la que se pueda vivir con lo que tenemos. Además, necesitamos bajar los impuestos, porque los argentinos están pagando impuestos por demás, y eso hace que crezcamos menos", resumió.

Macri insistió en que el préstamo de 50 mil millones de dólares que otorgará el FMI a la Argentina es "histórico".

Además, aseguró que "estas inversiones se dan porque apostamos apostar a la transparencia", y sostuvo que porque "sabemos hacia dónde vamos, las inversiones son importantes porque cuidan las fuentes de trabajo".

El objetivo de no poner el foco en recortes sociales (como AUH o subsidios sociales, aunque no está especificado) es no descuidar medidas de contención social ante el impacto profundo del programa de ajuste, que puedan significar nuevos estallidos y movilizaciones sociales, lo que no significa que el plan de ajuste del gobierno consensuado con el FMI no implique problemas de empleo y de pérdida de poder adquisitivo de amplias franjas de trabajadores.