Extraditan al expresidente Ricardo Martinelli a Panamá

Ajustar Comentario Impresión

El expresidente panameño Ricardo Martinelli, extraditado este lunes a Panamá por EE.UU. fue llevado a El Renacer, la cárcel aledaña a la capital donde estuvo preso el exdictador Manuel Antonio Noriega (1934-2017).

Ya en Panamá, la exprimera dama Marta Linares de Martinelli denunció a los medios que le impidieron el ingreso al aeropuerto Panamá Pacífico, en Howard, donde se espera que llegue Ricardo Martinelli.

Al ser bajado del auto, el exmandatario saludó a los periodistas y se mostró muy contento, entre risas y haciendo señas con el pulgar arriba, gritó "estoy listo para ver el mundial".

Fue solicitado por Panamá por malversar fondos para crear una red de espionaje que alcanzó a 150 personas durante su mandato -2009 a 2014-, incluyendo periodistas y políticos.

No obstante, la justicia panameña lo investiga por una veintena de otros casos de corrupción.

El Departamento de Estado estadounidense, por su parte, confirmó en un comunicado la extradición del ex gobernante y dijo que "su caso siguió el procedimiento normal de extradición regido por el tratado bilateral y la legislación de los Estados Unidos y se manejó de acuerdo con los procedimientos legales aplicables durante todo el proceso".

La Cancillería panameña precisó que el gobierno estadounidense se encargó del traslado de Martinelli a Panamá y asumió todos los gastos; los abogados del expresidente pedían que éste fuera enviado en un vuelo comercial.

El pasado viernes 8, al anunciar su decisión de ceder al requerimiento de Panamá, el Departamento de Estado estadunidense especificó que la extradición se basaba en esa cláusula del tratado, por lo que sólo podría ser procesado por espionaje.

El ex presidente llega a su país en un año agitado políticamente frente a las elecciones generales de mayo del año próximo.

Multimillonario empresario de supermercados, accedió al poder con el 60% de los votos y un discurso contra la corrupción.

En ella, la oficina rechaza los argumentos que había presentado el equipo de Martinelli para evitar su extradición, en particular los relativos al supuesto riesgo de ser torturado si es devuelto a su país.

Dijeron que en cambio Martinelli sí había hecho "favores" a Estados Unidos, por lo cual esperaban reciprocidad. "Cuando la CIA me pidió que interceptara un barco norcoreano que estaba dejando Cuba y cruzaba el canal de Panamá, yo no pestañeé", escribió.

No obstante, estos argumentos no bastaron.

"Algunos pensaron que por los grandes favores que hizo Martinelli a Estados Unidos, (Washington) tendría que actuar de manera recíproca y ayudarlo", dijo a la AFP Mitchel Doens, ex secretario general del Partido Revolucionario Democrático (centro) y uno de sus querellantes.

"Pero (.) no creíamos que Estados Unidos iba a cargar con un estigma de haber dado protección a un delincuente de la talla de Ricardo (Martinelli)", añadió Doens.