Donald Trump y Kim Jong-un: cuenta regresiva para una cumbre histórica

Ajustar Comentario Impresión

No hay detalles sobre su agenda para hoy más allá de la reunión prevista entre Trump y Lee, que abordarán los preparativos para la cumbre, cuyo objetivo es iniciar un proceso de desnuclearización en Corea del Norte.

Trump fue más escueto cuando llegó a Singapur a última hora de la tarde después de un largo viaje desde Canadá, y se limitó a asegurar que se sentía "muy bien" respecto a la cumbre antes de desplazarse a su hotel.

"Genial estar en Singapur, emoción en el aire!"

Rodman dijo este 7 de junio que está "considerando ir a Singapur" para la próxima cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, dijo su agente a CNN.

Trump y Kim Jong-un se reunirán este martes en el Hotel Capella en la Isla Sentosa.

La gran pregunta es si la considerada como "cumbre del siglo" se quedará simplemente en una foto y un propósito de buenas intenciones o los dos líderes serán capaces de establecer un calendario concreto para la desnuclearización.

El hecho es que después de varias pláticas, ambos representantes se encontrarán en lo que constituye ser un encuentro histórico, ya que han pasado más de cinco décadas desde que un mandatario de Estados Unidos se reúne con un líder de Corea del Norte.

Posteriormente continuarán su diálogo en una bilateral extendida, y finalmente asistirán a un almuerzo de trabajo, tras lo que Trump ofrecerá una conferencia de prensa, antes de regresar a Washington.

El mandatario estadounidense dio las gracias a Lee por ejercer de anfitrión y por su "hospitalidad y profesionalismo y su amistad".

Trump y Kim llegaron a Singapur el domingo y se alojan en lujosos y custodiados hoteles separados por apenas media milla: Trump en el Shangri-La Hotel y Kim en el St. Regis Hotel.

"El mundo entero está pendiente de esta cumbre histórica entre la República Democrática del Pueblo de Corea (nombre oficial de Corea del Norte) y los Estados Unidos de América" dijo Kim momentos antes de reunirse con el primer ministro singapurense, Lee Hsien Loong, en el palacio presidencial de Istana.

Pompeo, exdirector de la CIA, pasó la mañana preparando la cumbre con sus asesores más cercanos, según su equipo.

Pompeo agregó que esperan alcanzar una conclusión, lo que interpretó como una buena señal de cara a la reunión del martes. Piongyang enfrentó paralizantes sanciones diplomáticas y económicas a medida que avanzaba en el desarrollo de sus programas nuclear y de misiles balísticos.

Singapur se ha volcado en los preparativos de la histórica cumbre que celebran este martes los líderes de EE.UU. y Corea del Norte y para eso ha desembolsado 15 millones de dólares estadounidenses (12,7 millones de euros) para un evento que le podría aportar una importante proyección, además de seguridad y estabilidad a la región.