Una cumbre crucial en Singapur

Ajustar Comentario Impresión

"¿Adivinan dónde (estamos)?", escribió en su cuenta de Twitter el ministro de Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan, junto a una fotografía tomada por él mismo en la que aparecía sonriente junto a Kim y frente a un colorido arreglo floral.

Preguntado por un periodista sobre cómo se sentía acerca de la cumbre, Trump dijo: "Muy bien". Entonces se metió en su limusina para trasladarse a su hotel en el centro de Singapur.

Los dos mandatarios llegaron a Singapur el domingo y se alojan en lujosos y custodiados hoteles separados por apenas 800 metros.

Cuando Trump y Kim se reúnan el martes en la isla de Sentosa, que tiene un parque temático de Universal Studios y playas artificiales, ya estarán haciendo historia.

"El mundo entero está pendiente de esta cumbre histórica entre la República Democrática del Pueblo de Corea (nombre oficial de Corea del Norte) y los Estados Unidos de América" dijo Kim momentos antes de reunirse con Lee en el palacio presidencial de Istana.

Se cree que Kim no había salido del hotel desde que se reunió con el primer ministro singapurense, Lee Hsien Loong, poco después de su llegada a la ciudad Estado el domingo.

Entre los principales responsables que viajan con Kim está el ministro de Exteriores, Ri Yong Ho, y Kim Yong Chol, un ayudante cercano del líder norcoreano que ha sido fundamental en la diplomacia que ha desembocado en la cumbre. También planteó la posibilidad de que Kim visite Washington si todo sale bien.

"Esperamos una reunión a solas al comienzo", dijo un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, en declaraciones a periodistas en Singapur.

A horas de la cumbre, aún no está claro si Corea del Norte está dispuesta a dar ese paso o si está usando la promesa de conversaciones como forma de desactivar la campaña de "máxima presión" lanzada por Trump. Libia abandonó unilateralmente su programa nuclear en 2003, pero su líder, Muammar Gaddafi, murió en 2011 a manos de rebeldes apoyados por la Otan.

4-El retiro de las tropas de Estados Unidos: El cese de sus operaciones en Corea del Sur y parte de la península coreana, es una de las exigencias de norcorea para iniciar la desnuclearización. A cambio, se cree que Pyongyang está buscando garantías de seguridad para su régimen. Estados Unidos ha evitado prometer ayuda económica, pero ha sugerido que eso podría llegar de Corea del Sur, China y Japón. Si bien las estimaciones sobre el arsenal de Pyongyang varían, se estima (según el libro blanco de Defensa de Seúl) que Corea del Norte tiene almacenados 50 kilos de plutonio, que se estiman como suficientes para 10 bombas, y una capacidad "considerable" para producir armas de uranio.