¿Se concreta la reunión entre Kim Jong-Un y Donald Trump?

Ajustar Comentario Impresión

Esta será la primera reunión entre un líder norcoreano y un presidente estadounidense en activo y podría definir no solo el destino de millones de personas sino también su propio futuro político.

Este lunes, Trump tiene previsto reunirse con el primer ministro singapurense, Lee Hsien Loong, quien recibió hoy también a Kim.

Kim afirmó además que confía en que la cumbre sea "exitosa" y que en ese caso "el nombre de Singapur entrará en la historia".

Los combates en la península coreana terminaron el 27 de julio de 1953, pero la guerra continúa sobre el papel porque en lugar de un tratado de paz, más difícil de negociar, las autoridades militares de Naciones Unidas _ encabezadas por Estados Unidos _, Corea del Norte y China firmaron un armisticio que suspendió el conflicto.

Durante su encuentro para almorzar en la casa Istana, Trump pareció optimista cuando dijo a Lee: "Tenemos una reunión muy interesante en especial mañana, y creo que las cosas pueden funcionar muy bien".

Un funcionario estadounidense citado por ABC News adelantó que lo previsible es que se hagan dos reuniones cortas entre Trump y Kim, un esquema similar al que se siguió en la cumbre entre Kim Jong Un y el presidente surcoreano Moon Jae-in, en la que ambos líderes adelantaron, por cierto, un acuerdo por la paz en la región y la desnuclearización. Desde que asumió el poder tras la muerte de su padre a finales de 2011, solo salió del país públicamente en tres ocasiones: dos a China y una en la que cruzó la frontera que comparte con Corea del Sur hasta la parte sur de la zona desmilitarizada para encuentros con los líderes de ambos países.

El restaurante callejero "Old Satay Club", que habitualmente sirve comida india, ofrece desde hace cinco días y "por un tiempo limitado" la Trump-Kim Peace Burguer, que fusiona los dos platos más típicos de EU y Corea: la hamburguesa y el kimchi, una ensalada de col fermentada.

El mandatario estadounidense dio las gracias a Lee por ejercer de anfitrión y por su "hospitalidad y profesionalismo y su amistad".

Trump y Kim llegaron a Singapur el domingo y se alojan en lujosos y custodiados hoteles separados por apenas media milla: Trump en el Shangri-La Hotel y Kim en el St. Regis Hotel.

Pompeo, exdirector de la CIA, pasó la mañana preparando la cumbre con sus asesores más cercanos, según su equipo.

Kim llegó a Singapur más temprano el domingo. Durante el vuelo, anunció por Twitter que retiraba su apoyo al comunicado final alcanzado por el G7, al sentirse molesto por unas declaraciones sobre aranceles del primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Pyongyang ha enfrentado duras sanciones diplomáticas y económicas a medida que avanzaba en el desarrollo de sus programas nuclear y de misiles balísticos.

Luego siguió una frenética actividad diplomática para resucitar el encuentro, que incluyó una visita a Washington del negociador norcoreano Kim Yong-chol, quien entregó una carta personal de Kim a Trump.