Martinelli llegará este lunes a Panamá

Ajustar Comentario Impresión

Shapovalov indicó que ellos habían pedido que si se aceptaba la extradición se hiciera de forma expedita, y ahora con las garantías que Martinelli ha recibido, el le informó que no quiere estar más tiempo detenido en Estados Unidos, que quiere ver a su gente y ver el primer partido de Panamá en la copa de mundo en su casa.

El expresidente se encuentra solicitado por la Corte Suprema de Justicia de su país, por un caso de escuchas ilegales a más de un centenar de opositores durante su Gobierno (2009-2014). Pero bajo el tratado de extradición entre ambos países, que entró en vigor en 1905, el ex presidente solamente puede ser procesado en su país por los delitos por los cuales fue pedido en extradición.

Odebrecht y su empresa petroquímica afiliada Braskem se declararon culpables en diciembre en un tribunal estadounidense por violar las leyes estadounidenses de soborno en el extranjero, como parte de un acuerdo de 3.500 millones de dólares que resolvió una amplia investigación sobre corrupción de la petrolera estatal brasileña.

El avión que llevó a Ricardo Martinelli a Panamá.

La noticia la adelantaron a los medios locales, apenas minutos antes, y citaron como fuente a la defensa de Martinelli en Estados Unidos y uno de sus abogados panameños, Sidney Sittón, quien aseveró que el traslado podría ocurrir la semana próxima, elemento que no confirmó el presidente a los periodistas.

Por su parte, el vocero Luis Eduardo Camacho, destacó que "si Ricardo Martinelli, estando fuera de Panamá hace tres años, teniendo casi un año de estar detenido, es la figura más protagonista dentro del escenario electoral, imagínate qué va a pasar cuando pise suelo panameño", afirmó.

Su equipo legal también había argumentado riesgo de tortura si era devuelto a su país como motivo para frenar la extradición, lo que finalmente ha sido rechazado por el Departamento de Estado.

Dijeron que en cambio Martinelli sí había hecho "favores" a Estados Unidos, por lo cual esperaban reciprocidad.

"Pero (.) no creíamos que Estados Unidos iba a cargar con un estigma de haber dado protección a un delincuente de la talla de Ricardo (Martinelli)", añadió Doens.