Argentina y el FMI acuerdan crédito de U$S 50 mil millones

Ajustar Comentario Impresión

Más temprano, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne anunció, en una conferencia de prensa junto al titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, por el que el organismo aportará a la Argentina 50.000 millones de dólares. A eso se suman aportes del Banco Mundial (BM), la Corporación Andina de Fomento y el BID por u$s 5.650 millones en créditos. "No hay magia, que resolvamos nuestros problemas depende de nosotros".

En tanto, sostuvo: "El paquete va a estar disponible a partir de la aprobación del directorio el 20 de junio", mientras estimó: "Al día siguiente o dos días después vamos a estar recibiendo el 30 por ciento de los fondos".

Así, Dujovne, confirmó esta noche que el acuerdo con el FMI es por 50.000 millones de dólares y dijo que este monto es una "muestra del apoyo que tiene la Argentina a nivel internacional".

En primer lugar, se acordó un ajuste en las metas de déficit fiscal. "Tenemos que evitar la crisis", agregó.

Como se esperaba, el entendimiento con el FMI implica un condicionamiento a casi la totalidad de la política económica: el organismo impuso modificaciones en materia fiscal y monetaria, aunque se incluyeron "cláusulas de salvaguardia social inéditas" que permitirán ampliar el gasto social en caso de ser necesario.

"Bajar el déficit es fundamental, porque si no vamos a tener que volver a endeudarnos", graficó el ministro. Así las nuevas metas de resultado fiscal primario son: -2,7% del PBI en 2018 (vs. -3,2% con las metas previas), -1,3% en 2019 (vs. -2,2% antes), equilibrio primario en 2020 (vs. -1,2% antes) y superávit de 0,5% en 2021 (vs. 0% antes).

Según las estimaciones del Gobierno, en el acumulado 2018-2021, la reducción del déficit será del 3,1% del PBI, que significa unos 19.300 millones de dólares. Por su parte, las metas de inflación serán del 17% para 2019; 13% para 2020 y 9% en 2021.

Por otro lado, el Fondo respaldó los "redoblados esfuerzos por reducir la inflación, que, como sabemos, carcome los cimientos de la prosperidad económica de Argentina y recae directamente en los segmentos más vulnerables de la sociedad" y avaló la decisión del Banco Central "de adoptar metas de inflación realistas y significativas, así como su compromiso por mantener un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado".

Por un lado, el Poder Ejecutivo enviará al Congreso un proyecto de ley para cambiar la carta orgánica del Banco para otorgarle mayor autonomía.