Trasladan a hospital de EU a niños guatemaltecos quemados

Ajustar Comentario Impresión

El equipo trabajó con funcionarios guatemaltecos y de Estados Unidos para obtener la aprobación y transferir a aquellos que requerían tratamiento adicional a Hospitales Shriners en Estados Unidos.

El Comando de Transporte de las fuerzas armadas de Estados Unidos (TRANSCOM, por su nombre en inglés) despachó el avión C-17 Globemaster desde la 172 Ala de Transporte en Jackson, Mississippi, junto con una tripulación de evacuación aeromédica del Centro Médico del Ejército Brooke en el Fuerte Sam Houston, Texas, para ayudar a transportar a los niños y a sus padres o responsables.

Los guatemaltecos fueron llevados al Centro Nacional de Investigación y Atención a Quemados de México (Ceniaq), a donde también se trasladaron ayer a otros dos.

Los dos pacientes, cuyo estado de salud es delicado, fueron trasladados en una aeronave de la Secretaría de Marina y serán tratados en el Ceniaq, ubicado en el Sur de la Ciudad de México. Estas unidades están conformadas por médicos generales, odontólogos, enfermeras y promotores de salud para atención primaria, consulta odontológica, entre otros auxilios preventivos, quienes en total suman 13 profesionales de la salud, más un médico director y otro supervisor.

Los equipos de rescate regresaron por tercer día consecutivo a las comunidades afectadas de Guatemala por la erupción del Volcán de Fuego con la esperanza, cada vez menor, de hallar a alguna persona con vida bajo las toneladas de lava que sepultaron prácticamente cientos de viviendas.

Los residentes que quedaron vivos son los únicos que rompen láminas de metal y abren agujeros en la arena, en algunas partes aún caliente, debido a que los batallones de socorristas no han ingresado por la incesante actividad volcánica y la inestabilidad del terreno.

Nuevos flujo piroclásticos amenazan constantemente el lugar tras una fisura en el cono que expulsa gases y que se abrió por la explosión del domingo, según el Instituto Vulcanológico.