Protestas en Gaza durante el Día de Jerusalén

Ajustar Comentario Impresión

Para hoy se desplazó la rememoración de la Naksa, (revés), por la Guerra de los Seis días de 1967 en la cual Israel ocupó extensos territorios árabes (entre ellos Jerusalén), muchos de los cuales no ha devuelto, como los sirios Altos del Golan.

Cerca de 131 palestinos y más de 13,000 han resultado heridos desde el pasado 30 de marzo durante las manifestaciones violentas de la "Gran Marcha del Retorno" en sus confrontaciones con las FDI en la valla fronteriza, de acuerdo al Ministerio de Salud de Hamás.

Miles de personas de todas las edades permanecían de pie frente a la frontera, mientras que grupos de jóvenes quemaban neumáticos, que traían en motocarros, y otros fabricaban cometas con botes y telas ardiendo que lanzaron hacia la parte israelí, cuyas tropas respondieron con abundante material antidisturbios, según pudo comprobar Efe.

También se celebraron protestas por el Día de Jerusalén en Irán, que incluyó el evento en su calendario oficial tras la revolución islámica de 1979.

Los organizadores palestinos describieron la protesta de hoy como "Viernes de la marcha de un millón de hombres para Jerusalén".

Tres lamentables muertes, entre ellas las de un menor; y alrededor de 618 heridos, dos periodistas entre ellos, fue el saldo que dejó este viernes la nueva jornada de violencia en Gaza. Grupos más pequeños se han acercado a la cerca, arrojando piedras, quemando llantas o enviando cometas con materiales incendiarios atados a Israel con el objetivo de incendiar los campos.

En un campamento al este de la ciudad de Gaza, los alborotadores quemaron neumáticos, liberando un espeso humo negro en el aire. Soldados israelíes, incluidos francotiradores en posiciones fortificadas, han respondido con munición real y gas lacrimógeno. Los manifestantes derribaron un dron israelí que llevaba una cámara para grabar a los manifestantes en la ciudad oriental de Gaza. Los manifestantes también presionaron por el "derecho a regresar" de los descendientes de refugiados palestinos a sus casas ancestrales, que ahora están en Israel.

"Rechazamos la declaración de (Donald) Trump y hemos venido aquí a decir que seguiremos con las Marchas del Retorno hasta que se rompa el bloqueo y se logre el derecho a volver", dijo Hammad, y alabó "las escenas atractivas en las marchas de jóvenes que se enfrentan al arsenal sionista de armas y pistolas con sus pechos desnudos". "Necesitamos un verdadero apoyo árabe y solidaridad con nuestra causa", dijo Saleh, un estudiante de literatura árabe que llevaba una máscara médica contra el gas lacrimógeno.