Pérdida de inversiones de Reficar generó daño fiscal al país

Ajustar Comentario Impresión

"Eso es importante porque el proyecto pasó de costar 3.777 millones de dólares, en el año 2009, a 8.326 millones de dólares", explicó.

Al imputar responsabilidad fiscal, la entidad busca recuperar más de 2.400 millones de dólares, equivalentes a más de 5 billones de pesos por la pérdida de las inversiones realizadas en la Refinería de Cartagena.

Con todo lo sucedido, dice la Contraloría que se van a terminar pagando 13 mil millones de dólares por esta refinería; un proyecto que inicialmente fue planeado por un valor de 3.777 millones de dólares, configurándose así el mayor detrimento al Estado colombiano en toda su historia.

Contó que por esta situación hay 20 imputados incluyendo funcionarios, miembros de junta directiva y las cinco multinacionales que participaron en el proyecto.

Se trata del expresidente de la estatal Ecopetrol Javier Genaro Gutiérrez, el ex vicepresidente ejecutivo del Downstream de Ecopetrol Pedro Alonso Rosales Navarro, la exjefe de la Unidad Corporativa de Filiales de Ecopetrol Diana Calixto, y el exdirector del Departamento Nacional de Planeación (DNP) Hernando José Gómez, entre otros.

También se imputó responsabilidad fiscal solidaria, por contribuir a la pérdida de las inversiones, a los expresidentes de Reficar Orlando Cabrales y Reyes Reinoso Yánez; a la exvicepresidenta administrativa y financiera Magda Manosalva; a los exvicepresidentes de proyecto de Reficar Carlos Bustillo y Andrés Virgilio, y al director corporativo de proyectos de Ecopetrol César Barco.

La entidad pudo determinar que de los 4500 millones de dólares adicionales, por lo menos 3500 millones se habrían destinado a financiar mano de obra adicional ocasionada por la baja productividad en la ejecución del proyecto y sobre lo cual no se tomaron acciones preventivas ni correctivas, oportunas y efectivas.

También se encontraron irregularidades como la compra de una póliza de US$1 millón para asegurar que se cumpliera el contrato con CB&I, el grupo de empresas que estaba a cargo de realizar la obra, y también se firmaron los acuerdos MOA y PIP en 2014 "para pagarle a CB&I las facturas sin restricciones ni controles".