Microsoft instala un centro de datos debajo del mar

Ajustar Comentario Impresión

Para su construcción se adaptó un proceso usado para refrigerar submarinos: el agua de mar ingresa al centro de datos, atraviesa los 12 bastidores en los que están los servidores y luego vuelve al océano.

En un comunicado en su página web, la compañía explicó que el centro de datos, consistente en un gran cilindro blanco que contiene ordenadores, podría permanecer en el fondo del mar hasta cinco años para estudiar el costo de enfriar los sistemas. "Instalando centros de datos en las aguas, cerca de localidades costeras, los datos no tienen que recorrer más que una corta distancia para llegar hasta las comunidades costeras".

Las Islas del Norte es un capítulo de la historia continua de Project Natick, que cuenta una historia sobre si es posible utilizar la cadena de suministro logística existente para enviar y desplegar rápidamente centros de datos modulares en cualquier parte del mundo, incluso en los lugares más difíciles del mar.

El Centro Europeo de Energía Marina es un sitio de prueba para turbinas de marea experimentales y convertidores de energía de las olas que generan electricidad a partir del movimiento del agua de mar. Las corrientes de marea viajan hasta nueve millas por hora con la intensidad máxima y la superficie del mar se agita regularmente con olas de 10 pies que azotan hasta más de 60 pies en condiciones tormentosas. Un cable de la red de la Isla Orkney envía electricidad al centro de datos, que requiere poco menos de un cuarto de megavatio de potencia cuando funciona a plena capacidad.

"Ya tenemos data centers cada vez más inteligentes y conectados y es un mercado muy dinámico que cada vez ofrece más opciones y esta es una de ellas", dice. Cutler dijo que la última versión está diseñada para permanecer en funcionamiento sin mantenimiento por hasta cinco años.

En los siguientes 12 meses se estará monitoreando el comportamiento del data center.

El momento más complicado –cuentan los ingenieros de Microsoft– fue bajar y conectar el centro de datos a una profundidad de 35 metros. Se observará su consumo de energía, su nivel de humedad, sonido, así como su temperatura.

Esta semana, el gigante tecnológico anunció que ya está en la segunda etapa del proyecto, contó detalles sobre el descenso de centro y compartió algunas fotos impactantes.