Inversión extranjera revive en la América Latina

Ajustar Comentario Impresión

- México logró mantenerse en segundo lugar de los países de Latinoamérica con mayor captación de Inversión Extranjera Directa (IED), a pesar de la incertidumbre sobre el futuro que tendrá el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, afirmó la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés).

Unas proyecciones económicas más positivas, los volúmenes de comercio y los precios de las materias primas sugerirían normalmente un aumento más grande en la inversión extranjera directa (IED) en el mundo en 2018, pero los riesgos y la incertidumbre política abundan, señala el informe.

La organización de la ONU advirtió que intensificar y ampliar las tensiones comerciales podría tener un efecto negativo sobre la inversión en las cadenas de valor globales y que es probable que las reformas fiscales de Estados Unidos afecten de forma significativa los patrones globales de inversión. Los flujos de salida de China disminuyeron por primera vez desde 2003, con un descenso del 36% a US$125.000 millones como resultado de las políticas que frenaron la inversión en respuesta a "importantes salidas de capital" durante 2015 y 2016, según el informe.

De acuerdo con el reporte, México captó casi 30 mil millones de dólares el año pasado, cifra similar a la de 2016.

La inversión en Brasil se incrementó un 8% hasta los 63.000 millones de dólares, impulsado por un importante flujo de entrada de dinero en el sector energético, en tanto que Argentina logró casi triplicar la IED con 12,000 millones de dólares gracias a una nueva política para atraer a inversores y mejorar las infraestructuras.

Pese a la buena evolución el año pasado, la agencia prevé que los flujos de inversiones extranjeras hacia la región permanezca en los actuales niveles o incluso descienda, aunque solo marginalmente, hasta unos 140.000 millones de dólares.

No obstante, el año pasado solo América Latina y el Caribe dieron motivos de alegría, pues por primera vez en seis años la IED aumentó en esa región.

Los flujos de entrada de la inversión siguen estando muy por debajo del récord registrado en el 2011 a raíz del boom de las materias primas, indica la UNCTAD.

La perspectiva de la UNCTAD se da en combinación con un entorno de crecimiento económico tibio en la zona, y otra serie de desafíos negativos, como procesos electorales y posibles desbordamientos por el alza en las tasas de interés en las economías desarrolladas y el mercado financiero internacional, detalló. El país que más creció fue Brasil, que registró una suma de US$62.700 millones y un crecimiento de 8,1%; seguido de México con US$29.700 millones y una caída de 0,2%; Colombia con US$14.500 millones y un aumento de 4,8%: Argentina con US$11.900 millones y una subida de 263,7%; la más alta en la región; mientras que Perú registró US$6.800 millones y un bajón de -1,4%.