Descubiertas las huellas más antiguas del mundo

Ajustar Comentario Impresión

A menudo se supone que aparecieron e irradiaron repentinamente durante la Explosión del Cámbrico hace unos 541 a 510 millones de años, aunque desde hace mucho tiempo se sospecha que su ascendencia evolutiva estaba enraizada en el Período Ediacara.

El estudio fue elaborado por el Instituto de Geología y Paleontología de Nankín (China) junto al Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (Estados Unidos). Estas señales son irregulares y básicamente consisten en dos hileras dispuestas en paralelo y constituidas por pequeñas marcas repetidas que indican que fueron producidas por un animal simétrico, lo que apunta a que se trataba de uno relacionado con los animales bilaterales, caracterizados por la simetría bilateral y, más tarde, por tener cabeza, ano y una mayor capacidad de movimiento que animales con otras simetrías.

Esas huellas se encontraron en la Formación Dengying en el área de Yangtze Gorges, al sur de China, que datan del periodo Ediacárico, que comenzó hace cerca de 635 millones de años y terminó hace 540.

"Este es considerado el primer registro de huella fósil animal", escribieron los investigadores en el informe.

"La roca que contiene el fósil ha sido muy bien datada entre 551 y 541 millones de años", dijo Zhe Chen, el autor del estudio.

"Probablemente fueron hechos por animales del tamaño de un milímetro con apéndices bilaterales y pueden proporcionar información importante sobre la evolución bilateriana [simetría idéntica entre ambas partes del cuerpo] temprana y el comportamiento".

Un equipo internacional de científicos descubrió las huellas de animal más antiguas hasta el momento, que tienen una edad de 541 a 551 millones de años, publica hoy la revista Science Advances. Su rastro parece estar conectado a madrigueras o a posibles caminos cercanos, un detalle que sugiere que este animal se enterraba en los sedimentos y en acumulaciones de microbios para alimentarse y encontrar oxígeno.

El insecto es la primera prueba que confirma la existencia de un antiguo grupo de animales anterior a la llamada 'explosión del Cámbrico'.