Casi muere por la mordedura de una serpiente decapitada

Ajustar Comentario Impresión

La mujer de Milo explicó que cuando su marido recogió la cabeza de la serpiente recibió un mordisco.

En Texas hay al menos seis especies de serpientes de cascabel.

Milo Sutcliffe, vecino de esta ciudad, ha tenido la dramática experiencia de conocer la peligrosidad de esta variedad de víbora en su propio cuerpo. Ahora se encuentra estable.

Milo Sutcliffe cortó la cabeza de una víbora con una pala mientras realizaba labores de jardinería en el patio de su casa de Texas (Estados Unidos).

Sin embargo, jamás se imaginó que el peligro vendría después de esto pues cuando se agachó para recoger los restos del animal, la cabeza cortada lo atacó en la mano.

"La serpiente liberó todo el veneno que tenía, y había mucho", afirmó la esposa del accidentado.

La víctima sufrió hemorragia en la base de los dedos anular y corazón, convulsiones y hasta llegó a perder la vista momentáneamente, por tal motivo su mujer lo trasladó de urgencia a un hospital y luego de recibir 26 dosis de antídoto contra el veneno, logró sobrevivir.

La Crotalus atrox es una especie relativamente pacífica ante la presencia humana pero cuando se siente amenazada se defiende moviendo la cola (de cascabel) para asustar al agresor y puede morder e inyectar su veneno extremadamente tóxico.

Es un depredador altamente especializado y puede superar los dos metros de longitud.