NASA descubre materia orgánica más compleja en Marte

Ajustar Comentario Impresión

"Las posibilidades de encontrar signos de vida remota en misiones futuras, si la vida alguna vez estuvo presente en Marte, simplemente aumentaron", dijo el director del proyecto Curiosity, Ashwin Vasavada, en el canal de televisión de la agencia estadounidense.

La NASA anunció este jueves que su robot explorador Curiosity, una misión que aterrizó en Marte en 2012, encontró moléculas orgánicas en rocas del planeta rojo formadas hace 3.000 millones de años, un hallazgo que podría indicar que allí hubo vida.

Este cráter es "un buen lugar para la vida, si alguna vez existió en Marte", explicó. "Confío en que nuestras misiones actuales y planeadas desbloquearán descubrimientos aún más impresionantes en el planeta rojo".

"Es una fuente de alimento valiosa para ellos", señaló Jennifer Eigenbrode, del Centro Espacial Goddard de la NASA en Maryland (EE.UU.).

Estos descubrimientos tienden a respaldar la tesis de que la vida ha existido potencialmente en Marte, dice Inge Loes ten Kate, de la Universidad de Tübingen en Alemania.

De este modo, los datos recopilados por Curiosity revelan que hace miles de millones de años, un lago de agua dentro del cráter Gale contenía todos los ingredientes necesarios para la vida, incluidos los componentes químicos y las fuentes de energía.

Este nuevo resultado muestra que los bajos niveles de metano dentro del cráter Gale alcanzan su punto máximo en los cálidos meses de verano y disminuyen en el invierno cada año.

En el mismo número de Science el grupo del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, coordinado por Christopher Webster, describe las primeras oscilaciones del nivel del metano. Ello fue posible gracias al desarrollo de nuevos métodos de perforación sin estabilizadores y la colocación de la muestra en una herramienta científica.

Ahora, si la idea de vida en Marte es como la de las películas, prepárese para decepcionarse, ya que si se confirmara que estas moléculas son nativas del planeta, lo más probable es que hayan sido alimento de alguna vida microbiana. "La larga duración nos ha permitido ver los patrones en esta 'respiración' estacional del planeta".

Encontrar metano en la atmósfera y carbono antiguo preservado en la superficie les da a los científicos la confianza de que el rover Mars 2020 de la NASA y el rover ExoMars de la ESA (Agencia Espacial Europea), dos misiones próximas a lanzarse, encontrarán aún más compuestos orgánicos, tanto en la superficie como en el subsuelo superficial.