Se desintegra asteroide sobre África sin causar daños

Ajustar Comentario Impresión

Hace un año que la NASA presentó el sistema Scout, capaz de encontrar los asteroides relativamente pequeños -inferiores a 30 metros- unos días antes de que puedan colisionar contra la Tierra. Los expertos sospecharon que debido a su tamaño, es decir dos metros de ancho se desintegraría durante su entrada a la atmósfera pero eso no pasó y brindó un espectáculo de luces.

Aunque no existían datos suficientes como para hacer predicciones precisas con anticipación, se calculó una franja de posibles ubicaciones desde el sur de África, a través del Océano Índico y hacia Nueva Guinea.

Los astrónomos del Catalina Sky Survey, un programa de detección de asteroides y cometas potencialmente peligrosos con base en Tucson (Arizona), descubrieron el sábado un pequeño asteroide (2018 LA) cerca de la órbita de la Luna. Los informes de una brillante bola de fuego sobre Botswana, África, a primera hora de la tarde del sábado coinciden con la trayectoria prevista para el asteroide, informa el Jet Propulsion Laboratory de la NASA. "El descubrimiento del asteroide 2018 LA es solo la tercera vez que se descubre que un asteroide está en una trayectoria de impacto".

Funcionarios de la NASA señalaron que la premura entre los científicos y los observadores de asteroides fue un buen ejercicio de entrenamiento.

El asteroide entró en la atmósfera de la Tierra a una velocidad de 17 kilómetros por segundo, y se desintegró sobre la superficie, creando una bola de fuego brillante que iluminó el cielo de la tarde.

La Unión Astronómica Internacional confirmó que el asteroide impactó la atmósfera sobre el sur de África.

"Este objeto era mucho más pequeño que los que tenemos la tarea de detectar y advertir", ha dicho Lindley Johnson, director de Defensa Planetaria de la NASA. "Sin embargo, este evento del mundo real nos permite ejercer nuestras capacidades y da cierta confianza de que nuestros modelos de predicción de impacto son adecuados para responder al impacto potencial de un objeto más grande". Además, por segunda vez se ha podido predecir que un cuerpo celeste caería en el planeta mucho antes de que se produjera el evento en sí, explica Paul Chodas, directivo del Centro de Estudios de Objetos Próximos a la Tierra.