El deshielo del acuerdo: los combustibles suben más de lo previsto

Ajustar Comentario Impresión

Al explicar los motivos del aumento en los combustibles, el área que conduce Juan José Aranguren mencionó la suba de costos en la industria -particularmente el precio del crudo de referencia internacional BRENT-, la devaluación y el incremento en los biocombustibles.

Por una decisión de la AFIP, que aumentó un 6,7% el Impuesto a los Combustibles, desde el viernes, 1 de junio, las naftas y el gasoil volverán a aumentar sus valores pese al congelamiento de precios que rige hasta julio.

A través de un comunicado, el Ministerio de Energía indicó que el incremento de hoy incluye el traslado a precios del aumento del Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono del 6,7 por ciento dispuesto por la Afip a partir de ayer.

"Los productores de petróleo crudo acompañarán este esfuerzo limitando los precios de la compraventa de su producción en el mercado interno durante mayo, junio y julio del corriente año".

Adicionalmente, se dispondrá "un aumento de hasta 3% para todas las naftas y gasoils comercializadas en el país a aplicar en julio del corriente año".

La reforma tributaria provocará una suba en el precio de las naftas por la aplicación del impuesto a la transferencia a los combustibles (ITC), que antes se calculaba de una manera y -ahora- se hará de otra forma.

Desde el Ministerio de Energía admitieron que el Acuerdo de Estabilidad de Precios con Cuenta Compensatoria firmado el 8 de mayo con las empresas YPF, Shell y Pan American Energy Argentina "ha sido reformulado teniendo en cuenta los términos pactados en el día de la fecha". Con la nueva suba, el litro de nafta súper se pagaría a 26 pesos en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, mientras que en el interior del país el litro implicaría un desembolso de 28 pesos. Esto tiró por el piso el supuesto acuerdo de congelar los precios que debía durar dos meses, duró menos de 30 días, que anunció la semana pasada el Gobierno de Mauricio Macri.

En el Gobierno consideran que cualquier aumento en los combustibles luego se traslada a los precios.