Los populistas intentarán de nuevo formar Gobierno en Italia

Ajustar Comentario Impresión

Italia estaba hoy a la espera de la propuesta de gobierno de Carlo Cottarelli, un exfuncionario del Fondo Monetario Internacional (FMI) y defensor de la austeridad a cargo del ejecutivo, que tiene sin embargo pocas posibilidades de obtener la confianza de un parlamento dominado por los partidos euroescépticos.

Designado este lunes por el presidente Sergio Mattarella, agregó que si no obtiene la confianza del parlamento convocará nuevas elecciones "después de agosto".

Según medios de prensa locales, Savona será ministro de los Asuntos Europeos, mientras el estratégico ministerio de Economía quedaría a cargo del profesor Giovanni Tria, un jurista de formación y profesor de economía política.

Mientras que Di Maio manejará la nueva cartera de Trabajo y Desarrollo Económico, reflejo de sus promesas de carácter social, como el salario de ciudadanía.

"El diálogo con Europa es clave, debe ser constructivo con el reconocimiento del rol de Italia como país fundador de la Unión Europea y de nuestra participación en la eurozona", dijo.

Así lo anunciaron este jueves ambas formaciones en un comunicado conjunto tras una larga reunión en la Cámara baja de sus respectivos líderes, Luigi Di Maio y Matteo Salvini: "Se dan todas las condiciones para un Gobierno político", avanzaron.

El economista, que prometió mantener la neutralidad y la de sus ministros, goza del apoyo sólo del Partido Democrático (PD), el gran perdedor de las elecciones de marzo tras cinco años al poder.

La figura de Cottarelli y sobre todo su pasado como miembro por casi 30 años del influyente Fondo Monetario Internacional, genera fuertes críticas de algunos sectores.

Hay que recordar que en el primer intento de las dos mayores fuerzas antisistema fue torpedeado el domingo cuando el presidente de la República, Sergio Mattarella, rechazó precisamente al candidato que ofrecían para el puesto de ministro de Economía, el economista de 81 años Paolo Savona, quien se posiciona enérgicamente en contra del euro.

"Es un golpe de Estado financiero", tituló el diario Il Fatto Quotidiano, que considera que se ha "arrojado a la basura" el voto de 17 millones de italianos.

"Inútil que se vote en Italia".

"Italia no es una democracia, no se respeta el voto popular".

La Liga controlaría Interior (Salvini), Ministerio de la Administración Pública (Giulia Bongiorno), Asuntos Regionales (Enrica Stefani), Discapacidad y Familia (Lorenzo Fontana), Agricultura (Gianmarco Centinaio) y Educación (Marco Bussetti).

El jefe del M5S, que llegó a amenazar con pedir un proceso de destitución para el jefe del Estado, Mattarella, bajó el tono e invitó a su socio Salvini a idear un nuevo Ejecutivo sin Savona en Economía. "Sobre eso no tuvo escrúpulos, ni una palabra dijo", escribió.