Estalla guerra comercial entre México y EU por acero

Ajustar Comentario Impresión

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), informó que apoya la posición del gobierno de México de imponer aranceles a diversos productos a Estados Unidos, como medida espejo a la decisión del vecino del norte de gravar el acero y aluminio de nuestro país.

"Tal acción impactaría a los manufactureros estadounidenses con más altos costos, desaceleración del crecimiento del sector de la construcción y pondría frenos en la creación de empleos en ambas industrias clave", señaló.

Los aranceles de 25% sobre el acero y de 10% sobre el aluminio fueron anunciados en marzo.

Precisó que la medida estará vigente hasta que "el gobierno estadounidense no elimine los aranceles impuestos".

La directora de Análisis Económico y Financiero en Banco Base, Gabriela Siller, dijo hoy a Efe que la pérdida de valor del peso se vio influenciada por la decisión arancelaria del Departamento de Comercio de Estados Unidos, en un momento de fragilidad de la moneda nacional por la renegociación del TLCAN y la cercanía electoral.

En conferencia desde París, Francia, el funcionario mexicano dijo que el daño que causará la medida es de 4 mil millones de dólares, por lo que en represalia se impondrán aranceles en la misma magnitud.

"Esperamos seguir negociando, tanto con Canadá y México, por un lado, y con la Comisión Europea por otro, porque hay otros asuntos que necesitamos resolver", anunció el secretario, quien además admitió que "hubo avances en las conversaciones", no "suficientes", sin embargo.

México y Canadá habían quedado exentos de esta medida bajo la condición de alcanzar un buen acuerdo TLCAN, pero eso ya no es así.

En las próximas horas, la UE denunciará los aranceles ante la OMC.

La disputa comercial se dio dentro de un contexto externo caracterizado por la fortaleza del dólar y la debilidad en el mercado petrolero.

"Es totalmente inaceptable que un país esté imponiendo medidas unilaterales cuando se trata de comercio mundial", puntualizó Juncker.

La teoría de Trump para llevar a cabo estas medidas es que el exceso de suministro estos metales a nivel global, impulsado especialmente por China, amenaza a los productores en Estados Unidos.

Luego de que el gobierno del presidente Donald Trump anunciara que Estados Unidos cobrará un arancel de 25% y 10% a la importación de acero y aluminio proveniente de México, y tras la respuesta del gobierno de Peña Nieto al implementar tarifas comerciales a diversos productos estadounidenses en reciprocidad, los candidatos presidenciales mexicanos reaccionaron pidiendo firmeza, pero también que se evitara caer en una guerra comercial.