Autoridades cubanas evalúan daños por fuertes lluvias e inundaciones

Ajustar Comentario Impresión

Las lluvias relacionadas con la tormenta subtropical Alberto dejaron cuatro muertos a su paso por Cuba y provocaron el martes un derrame de crudo en la Bahía de Cienfuegos, cuya refinería quedó parcialmente inundada. Según las autoridades, en las provincias centrales de Cienfuegos, Sancti Spíritus y Villa Clara se ha evacuado preventivamente a más de 40 000 personas, aunque se espera una mejora de las condiciones climáticas.

Los nueve embalses de Sancti Spíritus, una de las provincias más afectadas por las inundaciones junto a Santa Clara y Cienfuegos, están liberando agua debido a que acumulan 1.461 millones de metros cúbicos de agua, el 123 % de su volumen normal. Sin embargo, todavía en Cuba hay ríos, arroyos, canales y cañadas, entre otras corrientes de agua, que resultan peligrosas dada la excesiva cantidad del líquido que almacenan en sus cauces.

En Cienfuegos se inundó parcialmente la refinería de petróleo y se registró una fuga de hidrocarburos a la bahía.

"Fue tanta la entrada de agua que sobrepasó los muros tanto de la piscina de residuales como de las de aguas limpias y se unieron", explicó Hemenegildo Montalvo, gerente general de la refinería. El incidente fue controlado, según el ministro de Energía y Minas, Alfredo López, quien dijo que "se mantienen desplegadas las barreras flotantes y los trabajos de identificación y cuantificación del impacto de este fenómeno".

No se reportaron fallecidos, pero sí daños en viviendas por ríos crecidos, puentes derrumbados y la Autopista Nacional, la carretera que une al occidente con el oriente del país, cortada en varios tramos por lo que se interrumpió tránsito.

"Tenemos grupos revisando la infraestructura (de las presas) para detectar una posible afectación (.) pero en ninguna peligra la estabilidad de la obra", dijo Yosmari Gil, directora de Infraestructura del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos a la televisión estatal.

La crecida de los ríos y el rebalse de las presas dejó hasta 78 comunidades aisladas por causa de las inundaciones, rotura de viales e incluso provocó el colapso de parte de un puente sobre el río Zaza, en Sancti Spíritus. Imágenes de un aficionado difundidas por la televisora estatal la noche del lunes mostraron cómo una parte del puente se desmoronaba casi a los pies de dos personas que estuvieron a punto de caer.

El temporal ha perjudicado también a los cultivos, especialmente a arroz, tabaco, plátano, frijoles y hortalizas.

En 2017, los huracanes Harvey, Irma y María azotaron la región casi consecutivamente, mataron a decenas de personas y causaron miles de millones de dólares en daños en el Caribe y el sureste de Estados Unidos.