8,000 Strabucks cierran para que los empleados tomen curso contra el racismo

Ajustar Comentario Impresión

La cadena siempre estuvo a la vanguardia en el mundo corporativo al abordar cuestiones sociales que preocupan a sus clientes.

Todos los cafés administrados directamente por Starbucks dejarán de atender al público a las 14H00, informó la cadena que ha popularizado el café espresso en todo el país.

Las cafeterías de la compañía permanecen cerradas durante unas cuatro horas, sin embargo los establecimientos ubicados en aeropuertos y centros comerciales continúan su trabajo.

¿La causa? Los dos hombres se habían sentado en una mesa sin consumir nada y habían solicitado usar el baño.

Asimismo, el director ejecutivo de Starbucks, Howard Schultz, reconoció por medio de una carta sobre la necesidad de capacitar a sus empleados en la lucha contra los prejuicios raciales.

Agregó que la capacitación será parte de la manera cómo Starbucks capacita a todos sus trabajadores.

El martes por la mañana, carteles pegados a la entrada de los locales Starbucks advertían a los clientes sobre el cierre, lo cual se supone permite a los empleados "reconectarse con nuestra misión y compartir sus ideas sobre cómo hacer que Starbucks sea aún más acogedor para todo el mundo".

Lo cierto es que el cierre de unos 8.000 establecimientos en la jornada podría derivar en un déficit estimado entre 8 y 12 millones de dólares para la compañía, según diversas estimaciones.

Si bien otras compañías han tenido la iniciativa de desarrollar capacitaciones contra el racismo, por ejemplo la aerolínea American Airlines o la cadena de tiendas Target, esto nunca se había hecho tan públicamente y acompañado de tantas disculpas, reiteradas por Starbucks desde el incidente de abril.

El presidente ejecutivo de la cadena, convirtió la experiencia de tomar café en un poderoso negocio. "Creo que es una gran decisión, socialmente responsable, que Starbucks eduque a sus empleados", dijo Mario DeSimone, un financista de 24 años, desde un Starbucks ubicado en el corazón de Manhattan, Nueva York.

"Dejamos claro que no avalaríamos ciegamente su programa si no creyéramos que podía cumplir sus promesas", dijo Heather McGhee, y acotó que se publicará un informe en junio sobre las medidas de seguimiento de esta formación.

Para ello, las sucursales cerraron durante cuatro horas este martes.