Tras días de violencia, se retorna el diálogo en Nicaragua

Ajustar Comentario Impresión

La Comisión de Mediación y Testigo del Diálogo Nacional informó en un comunicado que tanto representantes del Gobierno como de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia acordaron sentarse en la mesa de diálogo el lunes tras superar un impase.

El diálogo nacional fue suspendido la semana pasada por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), que sirve como mediadora, debido a que el Gobierno se negó a tocar el tema de la "democratización". Sin embargo, el ejecutivo ve esas pretensiones como 'un intento de golpe de Estado'.

Asimismo, la Alianza Cívica "reafirmó su compromiso a aunar esfuerzos y enviar un mensaje para la flexibilización de los tranques (bloqueos)".

Así mismo, las partes reunidas condenaron los ataques contra la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y contra la emisora radiofónica gubernamental Radio Ya, haciendo un llamado al cese inmediato de toda forma de violencia.

"Lo más positivo de esta mañana en la comisión mixta del diálogo nacional es que ambos grupos permanecen con la voluntad de dialogar", indicó a la prensa Villafranca, citado en la cuenta de Twitter del obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio José Báez.

La comisión mixta solicitó el cese de toda agresión contra cualquier medio de comunicación e hicieron un llamamiento a los medios que propagan noticias falsas e instigan a la violencia a que se abstengan de seguir haciéndolo. El único camino admisible para fortalecer la democracia es la paz y exhortamos a no apartarnos de ese camino', expresaron las partes en un comunicado dado a conocer por la Iglesia católica.

Además, un grupo de jóvenes anunció la toma del campus de la Universidad Nacional de Ingeniería, uno de los escenarios de la llamada 'masacre estudiantil' ocurrida entre el 18 y el 22 de abril. Los antidisturbios actuaron con una enorme dureza. Esas barreras son una estrategia de presión sobre el Gobierno por sus graves consecuencias económicas y sociales.

"Los periodistas se vieron sorprendidos por los agentes antimotines, quienes después de disparar balines y balas de goma, exigieron a los profesionales de EFE que se incorporaran al grito de "¡que se levanten hijueputas!", mientras les propinaron algunas patadas y les zarandearon.

Igualmente a cumplir con recomendaciones que hiciera la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) durante una visita al país, en el contexto de la actual crisis sociopolítica que vive la nación.