Descubren hoyo negro que crece de forma veloz

Ajustar Comentario Impresión

"Este agujero negro está creciendo tan rápido que es miles de veces más brillante que una galaxia entera, debido a todos los gases que absorbe diariamente y que causan mucha fricción y calor", explicó el doctor Christian Wolf de la Escuela de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional de Australia (ANU). Según indicaron, esta "bestia" es capaz de devorar un masa equivalente a nuestro sol por cada dos días.

Este agujero negro existía cuando el universo, que tiene unos 13.800 millones de años, contaba con tan solo 1.200 millones de años.

"Si tuviéramos este monstruo asentado en el centro de nuestra Vía Láctea, parecería 10 veces más brillante que una luna llena".

El Dr. Wolf dijo que la energía emitida por este agujero negro súper masivo recientemente descubierto, también conocido como cuásar, era principalmente luz ultravioleta pero también radiaba rayos X, lo que haría imposible la vida en la Tierra de estar cercano a nosotros.

Fue detectado a 12 mil millones de años luz de distancia de la Tierra por el telescopio SkyMapper del Observatorio de Siding Spring de la ANU, situado a unos 480 kilómetros al noroeste de Sídney, con ayuda del satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea.

Según consignó la mencionada universidad, el descubrimiento se logró usando el espectrógrafo dentro del telescopio ANU 2.3 metros, usado para dividir colores en líneas espectrales (líneas oscuras o brillantes en un espectro uniforme y continuo).

Los científicos ahora esperan trabajar en su descubrimiento para entender cómo creció tanto desde los primeros días del universo.

"Los científicos pueden ver las sombras de los objetos frente al agujero negro supermasivo".

Según el doctor en astronomía, este tipo de fenómenos podrán usarse a futuro como señales para ver y estudiar formaciones de elementos en las primeras galaxias de nuestro cosmos, ya que estos hacen que el espacio en su alrededor sea mucho más claro.

Estos gigantescos agujeros negros de crecimiento rápido también ayudan a despejar la niebla que los rodea con gases ionizantes, lo que hace que el Universo sea más transparente, añadió el astrónomo.