Cesta Opep sobre los 74 dólares por barril

Ajustar Comentario Impresión

Un martes de fuertes alzas en el precio del petróleo se dieron en el mercado internacional.

El referencial Brent del Mar del Norte se cotizó en 76,70 dólares, un retroceso de 42 centavos de dólares con respecto al cierre previo, de 77,12 dólares por barril.

El crudo de referencia de la OPEP se encareció y el pasado jueves pasó los 74 dólares por primera vez en tres años y medio.

Las nuevas sanciones de Estados Unidos a Irán y los problemas de Venezuela para garantizar una producción estable son los principales factores mencionados por Bank Of America para establecer que los precios del crudo se mantendrán entre 70 y 75 dólares durante lo que resta de 2018, mientras que advierte que a principios de 2019 los precios podrían ubicarse en torno a los 100 dólares por barril.

El Brent avanza después de que la OPEP subió su estimación de demanda global de crudo para este año hasta los 98.85 millones de barriles diarios (mdb), lo que representa un 1.7 por ciento más.

Los cálculos de esta sólida demanda están basados en las buenas perspectivas de la economía mundial, con un crecimiento que la OPEP prevé será del 3,8% este año, refieren los analistas de la organización del informe de mayo con datos de abril.

Otro argumento a favor de un incremento aún mayor en el precio del crudo es la escasez de infraestructuras derivada del recorte de inversiones en los últimos años, cuando los bajos precios del petróleo hacían poco rentables las extracciones. Irán es el tercer mayor productor de la OPEP después de Arabia Saudí e Irak.

La cifra total de la producción conjunta sigue por debajo del tope máximo de 32,5 mbd fijado a fines de 2016, en un pacto junto a otros productores que supuso la retirada del mercado de 1,8 mbd a partir del 1 de enero de 2017.

Claro está que el impulso al precio del barril de petróleo se debe también a la situación geopolítica mundial, siendo el más reciente la salida anunciada de Estados Unidos del acuerdo que tiene con sus socios europeos respecto al programa nuclear de Irán, que irá acompañado de sanciones a ese país.