Renuncia directora de Pagos de Banxico tras hackeo: Reforma

Ajustar Comentario Impresión

Asimismo, rechazó que las autoridades e instituciones financieras hayan actuado a destiempo ante estos ataques cibernéticos a algunos bancos participantes del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) del Banco de México (Banxico).

Los atracadores obtuvieron entre 300 y 400 millones de pesos mexicanos (de 15 a 20 millones de dólares) por medio de los sistemas de banca en línea de instituciones como Banco del Bajío y Banorte (el segundo más grande del país).

Este nuevo organismo tendrá como fin "establecer políticas, lineamientos y estrategias institucionales para fortalecer la seguridad de la información que gestiona el Banco".

Entrevistado previo a su participación en un foro organizado por la agencia calificadora Fitch Ratings, Robles precisó que, según los números que tiene, las cantidades sustraídas son "ridículas y menores" y que la afectación estimada es de más de 100 millones de pesos, cifra que se ajusta diariamente.

Según el Banco de México, el ciberataque al sistema de pagos se realizó a tres aplicativos, uno de ellos es LGEC (Sistemas, Integración y Enlace).

Roban 400 mdp a bancos en México a través de ciberataques

Dejó claro que la infraestructura y el sistema central del SPEI en el Banxico no han sufrido afectación alguna, y la infraestructura de pagos y el SPEI se han mantenido en operación y han seguido procesando los millones de transferencias que se generan de manera ordinaria cada día.

Díaz de León reiteró que el sistema central de Banxico no fue el blanco del ataque, sino los proveedores de acceso contratados por las entidades participantes.

Pese a ello, destacó que los usuarios de la banca pueden sentirse tranquilos de que sus recursos están seguros y que con este ataque no se afectó a ningún cliente, ni el dinero que tienen depositado en los bancos. Las autoridades del Banco de México informaron del error 17 días después y no mencionaron los nombres de las instituciones bancarias afectadas.

"Éste claramente ha sido un ataque que ha impactado a diversos participantes, a la cadena de pagos electrónicos; en ese sentido, es un ataque de importancia y que por lo menos, en el tema de sistema de pagos no teníamos antecedente", declaró.

Una fuente explicó que algunas de estas personas, al ser interrogadas por lo inusual de los montos que recibieron, así como su posterior retiro, confesaron recibir un pago de 25 mil pesos para retirar el dinero de las sucursales; las cuentas dispersoras utilizadas son de bancos de todo tipo.