Planean llevar a los menores a bases militares

Ajustar Comentario Impresión

Si pensabas que ya lo habías visto todo con respecto a las políticas migratorias de la administración de Donald Trump, pues hoy te damos un motivo más para sorprenderte y causarte asco: el gobierno estadounidense se encuentra haciendo preparativos para mantener a niños inmigrantes en bases militares, según una comunicación filtrada ayer del Departamento de Defensa de ese país, quienes han arreciado con sus planes de dividir a las familias que crucen la frontera ilegalmente.

Según el diario, los menores de 18 años no acompañados y los menores separados de sus padres en la frontera serían alojados en estos establecimientos.

Un correo electrónico enviada al personal del Pentágono, el Departamento de salud y Servicios Humanos (HHS) realizará visitas a cuatro instalaciones militares en Texas y Arkansas en las próximas dos semanas para evaluar la idoneidad para los refugios de los niños.

El HHS se responsabiliza de proporcionar cuidados de crianza a los menores hasta que otro pariente adulto pueda asumir la custodia.

EE.UU. analiza resguardar a menores migrantes en bases militares

La AFP intentó sin éxito recabar declaraciones de funcionarios del Pentágono y del Departamento de Salud. Entre ellas, la de elaborar "una lista detallada de todas las instalaciones existentes, incluidas las instalaciones militares, que podrían usarse, modificarse o reutilizarse para detener a extranjeros por violaciones de la ley de inmigración en las fronteras de Estados Unidos o cerca de ellas".

Los agentes fronterizos han arrestado a más de 100 mil personas que cruzaron la frontera ilegalmente en marzo y abril, la cifra más alta desde que Trump asumió el cargo.

"Si usted no quiere verse separado de su hijo no le haga atravesar la frontera ilegalmente". La agencia lleva a cabo verificaciones de antecedentes sobre patrocinadores potenciales para los menores, y en el 85 por ciento de los casos los niños son entregados a un padre o pariente que ya esté presente en el país. La administración de Barack Obama recurrió a estas instalaciones para hacer frente a la oleada migrante del verano de 2014, una crisis que obligó a enviar a más de 7 mil menores a bases de Oklahoma, Texas y California por varios meses.