Luna de Júpiter podría albergar vida extraterrestre

Ajustar Comentario Impresión

En 1997 la sonda Galileo transmitió señales inesperadas cerca de la superficie de Europa que los científicos no habían logrado explicar hasta ahora.

Un nuevo análisis de las mediciones realizadas por la nave espacial Galileo de la Nasa, hace más de 20 años en una de las lunas de Júpiter, Europa, ha revelado que podría tener los ingredientes suficientes para albergar vida.

En el nuevo estudio, ciéntificos liderados por Xianzhe Jia, del departamento de Ciencias del Clima y el Espacio en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, reportan en Nature Astronomy evidencia in situ de un géiser en Europa por su efecto en el campo magnético y las observaciones de ondas de plasma adquiridas en el encuentro más cercano de la sonda Galileo con esta luna, el 21 de diciembre de 1997.

La interpretación de un artista de una pluma de vapor de agua que sale de Europa. "Volvimos y los miramos con más cuidado y descubrimos que eran exactamente lo que esperarías si hubiéramos volado a través de una pluma".

El equipo dedujo que cuando las columnas de agua salpican Europa, las moléculas son golpeadas inmediatamente por partículas altamente energéticas, un proceso que las destruye en iones cargados. Si se confirma la existencia de estos géisers, y éstos arrojan vapor del agua de los océanos y lagos subterráneos de Europa, el Clipper podría tomar muestras de ellos.

Las aguas ocultas de Europa se han convertido en un objetivo principal en la búsqueda de vida extraterrestre, y enviar una nave espacial para tomar una muestra de ese tipo de géiser podría ser la forma "más práctica" de verificarlo, indicaron los científicos.