Ecuador gastó millones en espionaje para "proteger" a Assange, según medios

Ajustar Comentario Impresión

15 ( AgenciAne)._ Según el diario británico The Guardian y el portal Focus Ecuador, el gobierno de la revolución ciudadana gastó alrededor de 5 millones de dólares en una operación de espionaje que fue bautizada primero como "Operación Invitado" y luego como "Operación Hotel".

La publicación periodística señala que durante más de cinco años, Ecuador destinó al menos 5 millones de dólares en un presupuesto de inteligencia secreta para proteger al fundador de WikiLeaks, Julian Asaange, quien recibía visitas que incluyeron hackers, activistas, abogados, periodistas, miembros de grupos nacionalistas europeos e individuos vinculados al Kremlin.

El programa de inteligencia denominado "Operación Invitado", después dado a conocer como "Operación Hotel", ha costado en promedio al menos 66.000 dólares al mes para pagar seguridad, recopilación de inteligencia y contrainteligencia.

La investigación del medio británico revela que la operación contó con la aprobación del entonces presidente ecuatoriano, Rafael Correa y del entonces canciller, Ricardo Patiño.

En varias ocasiones, Correa defendió la decisión de darle a Assange asilo político y describió el comportamiento del Reino Unido hacia Ecuador como "intolerable".

También se contrató a una firma de seguridad para filmar toda la actividad en la embajada, según el periódico británico.

Este trabajo expone que el embajador ecuatoriano de esa época en el Reino Unido, Juan Falconí Puig, parecía desconocer la operación hasta que en mayo de 2015 se envió a la embajada un proyecto de ley de impuestos municipales para el apartamento.

The Guardian apunta que la existencia de el registro detallado de visitantes de la embajada podría ayudar a descubrir quién dio a Assange los emails de la campaña demócrata estadounidense de Hillary Clinton, una información que seguramente interesaría al fiscal Robert Mueller, que investiga la posible interferencia rusas en las elecciones de 2016 que ganó Donald Trump.

Según el diario inglés, además de darle asilo, el Gobierno de Correa aparentemente estaba preparado en 2014, para gastar dinero en mejorar su imagen.

Esto incluyó el traslado secreto de Assange en un vehículo diplomático o el nombramiento de él como representante de las Naciones Unidas en Ecuador para que pudiera tener inmunidad diplomática para asistir a las reuniones de la ONU, según documentos vistos por The Guardian con fecha de agosto de 2012.

El mandatario mencionó que la medida tenía la intención de "garantizar las necesidades de seguridad del país", en lo que parecía ser una referencia directa a los recursos que la agencia había dedicado a proteger a una persona que tenía muy poco que ver con la seguridad de Ecuador.

El pasado diciembre, el Gobierno de Ecuador le concedió la nacionalidad ecuatoriana y pidió para él un estatus diplomático, algo a lo que el Ministerio de Exteriores británico se negó.