Ordenan evacuar cuatro municipios de Antioquia por creciente del río Cauca

Ajustar Comentario Impresión

Tal como se preveía, su caudal aumentó y este sábado afectó a Puerto Valdivia, corregimiento que se ubica aguas abajo de Hidroituango.

Desde que empezó la emergencia se han conocido videos compartidos a través de redes sociales, así como audios de los habitantes de la zona aledaña a la represa de Hidroituango que expresan su preocupación por el fuerte aumento del río.

En uno de los audios, por ejemplo, se escucha cómo una mujer relata que "el puente colgante de Puerto Valdivia se lo llevó, estamos evacuando a toda la gente. Hay que evacuar de inmediato". "No son cuatro gotas, es una borrasca la que está bajando".

"Se solicita de carácter prioritario, asesorar y orientar las obras y actividades que actualmente están ejecutando las empresas responsables del proyecto, para que el agua represada por la obstrucción, sea técnica y progresivamente evacuada, sin que se generen riesgos para las personas y animales; y en todo caso, se logre la conservación y recuperación del caudal medio del río, aguas abajo". Se soltó ese río y lleva palos, lleva piedras, lleva de todo, y hay posibilidades de avalancha.

Las autoridades ordenaron la evacuación de las familias que viven no solo en ese municipio, sino también en las localidades de Tarazá, Cácares y Caucasia, pertenecientes al departamento de Antioquia.

Ante la magnitud de la emergencia, ayer en la mañana, la empresa EPM anunció que inundaría el cuarto de máquinas de la hidroeléctrica para permitir el paso del agua y así recuperar lentamente el cauce normal del río Cauca.

El Departamento Administrativo de Prevención de Desastres de Antioquia había advertido que el destaponamiento en uno de los túneles por la presión del agua generaría el aumento del caudal del río. Los derrumbes y taponamientos en varios túneles de la obra, que represaron peligrosamente el río Cauca, causaron el retraso del cronograma trazado inicialmente para el comienzo de la operación.

Eso produjo un lento y continuo represamiento que forzó a EPM a inundar, como última medida, la casa de máquinas donde se alojan ocho unidades de generación.