Creen los apostadores en "Nomáschenko" sobre Jorge Linares

Ajustar Comentario Impresión

Este sábado, en el mítico Madison Square Garden de Nueva York, la estrella ucraniana noqueó al venezolano Jorge Linares y ganó el tercer título mundial de su carrera profesional.

Vasyl Lomachenko quiere poner su nombre en la historia, y va por buen camino.

Un gancho al hígado dobló a Linares.

De La Hoya se coronó en una tercera categoría diferente en su pelea número 22.

El poseedor de dos medallas de oro, ganadas en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012, había ganado antes los cetros mundiales Pluma y Superpluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Vasyl tuvo enfrente a un rival con poder de puños, pero lo neutralizó con velocidad y siempre tirándole golpes.

Ciertamente, Lomachenko conoció por primera vez el sabor de la lona cuando el venezolano lo tiró en el sexto asalto, pero eso solo sirvió para echar más fuego en su hoguera de las vanidades. "Linares hizo una gran pelea y me dio una lección en el round seis", dijo Vasyl al final del pleito.

El impacto del sexto round incrementó los niveles de expectativas y en el público podía advertirse a un eufórico Oscar de la Hoya, copromotor del venezolano, dando saltos de alegría ante la posibilidad de un cambio de rumbo en el combate.