Canciller pone en duda enviar un embajador en Venezuela

Ajustar Comentario Impresión

"Queremos ver cuál es la reacción del gobierno de Maduro y allí veremos si corresponde o no corresponde enviar a un embajador", precisó.

El embajador de Chile en Caracas, Pedro Ramírez, fue llamado en abril del año pasado, a informar sobre la situación en Venezuela a la anterior administración de Michelle Bachelet, y no retornó más a la embajada en Venezuela.

El ministro afirmó que es importante lanzar señales claras al gobierno de Maduro porque la situación del país "no puede continuar así".

Seguidamente, Ampuero puntualizó que "se agota la paciencia en muchos países, ya que la situación es dramática para los venezolanos y de los países vecinos que están sufriendo también esta situación y esta migración".

En conversación con La Tercera, el canciller confirmó que actualmente "nosotros no tenemos embajador en Venezuela, estamos observando cómo se desarrollan las circunstancias". "No se puede tratar de esa forma a todo un país, uno que históricamente ha sido uno de los más prósperos de América Latina", opinó. "Era imposible imaginarse que podía llegar a este caso en que no hay ni comida ni medicinas".

Chile le insiste al Grupo de Lima en tomar medidas más drásticas para sancionar al gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, iniciando con dejar a Venezuela sin representación diplomática en el bloque.

"Tiene que ser una declaración de una nueva calidad, de un nuevo nivel, que implique elementos que se están viendo y se están discutiendo con otros cancilleres. Pero lo importante es que no afecte más a la población de Venezuela, que está sufriendo una tragedia de proporciones".

El próximo 20 de mayo se realizarán las elecciones presidenciales en Venezuela, instancia que definirá a la máxima autoridad del país para el período 2019-2025.

Dicho grupo comparte con Estados Unidos y la Unión Europea el rechazo a los comicios con los que Maduro busca alcanzar un nuevo mandato, tras su llegada al poder en 2013, en medio de un boicot de la mayoría de la oposición y en medio de una grave crisis económica y social.