Trump anuncia liberación de tres estadounidenses detenidos en Norcorea

Ajustar Comentario Impresión

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, se reunió este miércoles en Pyongyang con altos funcionarios norcoreanos para preparar la cumbre entre Donald Trump y Kim Jong Un.

Fue durante la estadía de Pompeo que el gobierno norcoreano transfirió primero a los estadounidenses de los campos de trabajo donde estaban detenidos a un hotel cerca de la capital.

La administración de Donald Trump continuará con la presión sobre Corea del Norte pese a la liberación de tres estadounidenses, afirma vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

Los tres hombres parecen estar con buena salud y subieron al avión de regreso a EE.UU. por sus propios medios, indicó Casa Blanca.

En su mensaje en la red social, el presidente estadounidense confirmó que Pompeo mantuvo un encuentro con Kim y que éste fue "bueno", y remarcó que el lugar y la fecha ya se han definido.

Trump dijo que Pompeo tuvo una "buena reunión" con Kim y que la fecha y el lugar de su próxima reunión ya fueron determinados.

La visita se produce unos días después de que Corea del Norte expresó su descontento con Washington.

Los presos liberados en realidad son coreanos nacionalizados estadounidenses.

Xi dijo que estaba dispuesto a reunirse nuevamente con Kim para realizar esfuerzos conjuntos para impulsar el desarrollo saludable y estable de las relaciones entre China y la RPDC, lograr paz y estabilidad duradera en la península Coreana y promover la paz, la estabilidad y la prosperidad regional.

Fue detenido en la estación de trenes de Pyongyang cuando subía a un tren que lo llevaría a su hogar, en la localidad china de Dandong.

Tiene cerca de 50 años, nació en Jilin, China, y estudió en la una universidad de California. Según esta fuente había regresado a China luego de unos diez años en Estados Unidos.

Cuando Pompeo regresó el miércoles a su hotel en Pyongyang, luego de una reunión de 90 minutos con Kim, hizo una señal de dedos cruzados a los periodistas que le preguntaron si había buenas noticias sobre los prisioneros estadounidenses.

Tony Kim, de 59 años, pasó un mes enseñando en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pionyang. La DMZ fue sede en abril de una sonada cumbre entre los mandatarios de Corea del Norte y Corea del Sur, la tercera tras la guerra. Según su página internet era profesor de contabilidad.

Según la agencia de prensa surcoreana, Yonhap, tendría unos 60 años. Participaba en programas de ayuda a la infancia en zonas rurales.