Mahathir afirma que espera ser investido primer ministro de Malasia hoy

Ajustar Comentario Impresión

El opositor Pakatan Harapan (Pacto por la Esperanza) se alzó con el triunfo en los comicios del miércoles en Malasia, al derrotar al gobernante Barisan Nasional (Frente Nacional), informó hoy (10.05.2018) la Comisión Electoral.

Liderado por el exjefe de Gobierno Mahathir Mohamed, el bloque opositor obtuvo al menos 98 de los 222 escaños en juego frente a los 78 de la coalición gobernante del hasta ahora primer ministro, Najib Razak, según los resultados oficiales de las votaciones.

Pero nada de eso ha servido para derrotar a Mahathir, que ha hecho valer el prestigio que acumula desde que en los años que desempeñó la jefatura del Gobierno, de 1981 a 2003, se apuntalara la modernización y el desarrollo económico del país. Regresó a la primera fila de la escena política para intentar expulsar a Najib, otrora protegido suyo y sumido en un escándalo de malversación de varios miles de millones de euros en detrimento del fondo soberano 1MDB, creado cuando llegó al poder en 2009 para modernizar el país.

El veterano político precisó que su intención era ocupar el poder solo por "uno o dos años", y traspasarlo a otro dirigente del bloque opositor, que analistas locales piensan que será Anuar Ibrahim, otro antiguo miembro de Barisan Nasional que se pasó a la oposición. Llegó incluso a aliarse con partidos que prohibió cuando estaba en el poder, retomando los mandos de la formación que dirigió durante un tiempo.

Mahathir se dio a conocer por los mordaces ataques contra sus enemigos, denunciando el neocolonialismo occidental.

La oposición apostó por sus vínculos con los malasios étnicos de los medios rurales a fin de lograr la victoria. La coalición BN conquistó 79 escaños.

El coordinador de la Comisión de Derechos Humanos de Malasia, Jerald Joseh, declaró a Efe que asimismo la coalición de Najib había repartido durante la campaña electoral "dinero y prebendas" a grupos de votantes para asegurarse su apoyo en las urnas.

Hasta el momento el monarca no ha aprobado a Mahathir bin Mohamad como primer ministro. Tras haberse incorporado a la oposición, Anwar fue condenado y encarcelado al término de un controvertido proceso por sodomía y corrupción.