Expertos explican por primera vez cómo será la muerte del sol

Ajustar Comentario Impresión

Lo que no se sabía es qué ocurrirá cuando eso suceda, hasta ahora.

Cuando una estrella muere, expulsa al espacio una masa de gas y polvo conocida como 'envoltura', que puede llegar a tener hasta la mitad de su masa, explicó el profesor de la Universidad de Manchester (Reino Unido), Albert Zijlstra, coautor del estudio.

Tras su muerte, el Sol se convertirá en un anillo masivo de gas y polvo interestelar luminoso conocido como 'nebulosa planetaria', subsistirá en ese estado durante varios miles de años y luego desaparecerá, según el estudio de un equipo internacional de astrónomos publicado este lunes en la revista Nature Astronomy. El 90% de las estrellas se convierten en nebulosas planetarias al colapsar y pasar a ser gigantes rojas o enanas blancas, algo que no estaba del todo claro que pasase con la de nuestro sistema solar, dado que se pensaba que no tenía la masa suficiente.

Ese comportamiento revela el núcleo de la estrella, que a ese punto se está quedando sin combustible, apagándose antes de morir finalmente, indicó Zijlstra en un comunicado.

"Es solo entonces cuando el núcleo caliente hace que la envoltura expulsada brille durante unos 10,000 años, un breve período en astronomía", precisó el científico.

Para llegar a estas conclusiones, los astrónomos desarrollaron un nuevo modelo estelar de datos para predecir el ciclo vital de las estrellas, utilizándolo para calcular el brillo de la envoltura liberada por estrellas de diferentes masas y edades.

Este nuevo modelo echa luz a una vieja contradicción entre lo que sugerían los datos acumulados y los modelos científicos predictivos.

Hasta antes de esta investigación se consideraba que para generar una nebulosa planetaria que fuera visible era necesario que la estrella tuviera al menos dos veces la masa del Sol.

Pero ahora muestran que, después de la expulsión del envoltorio, la estrella empieza a calentarse tres veces más rápido que en los modelos antiguos, lo que hace "mucho más fácil" para una estrella de poca masa, como el Sol, que pueda formar una nebulosa planetaria brillante.

Un gran logro que Zijlstra destaca con orgullo: "No sólo tenemos una manera de medir la presencia de estrellas de edades de miles de millones de años, sino que también hemos descubierto lo que el Sol hará cuando muera".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo.