Sessions asegura que separará familias si ingresan de manera ilegal

Ajustar Comentario Impresión

Después de un mes de que cientos de migrantes llegaron a la frontera de Estados Unidos para solicitar asilo, Jeff Sessions planificó la llegada al lugar.

Sessions hizo esta declaración durante la conferencia de la Asociación de Agencias Estatales de Investigación Criminal, en Scottsdale, Arizona, y en el marco de la caravana migrante que se encuentra en el cruce con California.

Alex Mensing, activista de Pueblo Sin Fronteras, grupo que acompañó a los integrantes de la caravana centroamericana, calificó la amenaza de separar familias como "un nuevo nivel de crueldad y odio".

Con este anuncio, en la frontera, el fiscal lleva el mensaje de la administración del presidente Donald Trump y su estrategia para que disminuya la inmigración ilegal. "Es así de simple", subrayó.

El Departamento de Justicia (DOJ), que él preside, y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) se asociaron, indicó, para procesar el 100% de los cruces fronterizos ilegales de la frontera con México para su enjuiciamiento "inmediato".

La semana pasada, el Departamento de Justicia anunció que enviaría a más fiscales y jueces migratorios a la frontera para procesar un incremento en los casos en la región, reportó el periódico.

"No vamos a dejar que este país sea invadido", exhortó.

"Si no te gusta eso, entonces no pases niños de contrabando por nuestra frontera", expresó sobre una medida que busca amedrentar a los inmigrantes que llegan en masa y cuyas cifras han ido subiendo en los últimos meses.

Una persona detenida por la patrulla fronteriza y remitida a un tribunal federal para enfrentar cargos es llevada a la cárcel por el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos.

Personas están muriendo tratando de ingresar a este país.

En abril pasado el diario The New York Times reportó que más de 700 menores han sido separados de sus padres en la frontera entre México y Estados Unidos desde octubre, incluyendo un grupo de niños de menos de cuatro años. Si viaja con hijos, los niños son puestos bajo custodia del Gobierno en la Oficina de Reubicación de Refugiados, dijo Sessions.

Hasta ahora, el Gobierno se había negado a proporcionar datos a la prensa y al Congreso sobre esas separaciones en la frontera.

En respuesta a la información del Times, el Departamento de Seguridad aseguró que no separa a los niños en la frontera con intención de intimidar a los inmigrantes.

"No queremos separar familias, pero tampoco queremos que familias vengan a la frontera ilegalmente", reiteró.

Lamentó que en el país viven once millones de indocumentados y que a esa cifra hay que sumar la "afluencia masiva" a través de la frontera sur.