Macri pide ayuda a FMI para evitar crisis económica en Argentina

Ajustar Comentario Impresión

El Presidente ratificó su "convicción" de que "estamos recorriendo el único camino posible para salir del estancamiento y evitar así una gran crisis económica que nos haría retroceder y dañaría a todos".

Según pudo saber Clarín de fuentes oficiales, el jefe de Estado se decidió a entablar las conversaciones con la titular del FMI, Christine Lagarde, en una reunión que mantuvo antes de esa cumbre.

Si bien no informó de cuánto dinero se está hablando (las versiones apuntan a entre 20.000 y 30.000 millones de dólares), Dujovne sí afirmó que será un monto de crédito a tasas más baratas que las que Argentina podría obtener en los mercados financieros, tal como lo ha venido haciendo hasta ahora.

"En esta etapa de las conversaciones no hemos hablado de detalles". La financiación del FMI, a decir de Macri, le daría un respaldo a Argentina y evitaría "crisis como las que hemos tenido en nuestra historia".

Al mismo tiempo, Macri reconoció que durante los dos primeros años de su gestión, el país ha contado con un contexto mundial muy favorable que hoy "está cambiando". "El problema es que somos de los países del mundo que más dependemos del financiamiento externo, producto del enorme gasto público que heredamos y que estamos ordenando", dijo el presidente, en referencia al kirchnerismo.

Pero la revaluación del dólar en los últimos días afectó al peso argentino más que a otras monedas.

Debido al anuncio, la bolsa argentina -que había caído hasta 5,3 por ciento el martes- recortó sus pérdidas al 1,7 por ciento. Este martes, el ente emisor debe anunciar nuevamente la tasa de política monetaria.

El génesis de las tres alzas recientes de tasas de interés en Argentina para frenar el colapso del peso puede rastrearse hasta una conferencia de prensa del gobierno a fines de diciembre, que dejó al país más vulnerable al ánimo de los inversores y los flujos de capitales.

Además de la depreciación, Argentina lucha con una inflación de más de un dígito (24,8% en 2017), y con el déficit fiscal cuya meta rebajó de 3,2% a 2,7% del PIB la semana pasada.