Permiten ingreso de más migrantes que solicitan asilo a EU

Ajustar Comentario Impresión

Los centroamericanos, que recorrieron todo México desde la sureña Tapachula, proceden de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Se alega que otra persona entró al país después de ser deportada y enfrenta un cargo de delito grave.

"Aquí no tenemos ningún plan, creo que si Donald Trump nos negara el refugio, iremos a una muerte segura en nuestro país", reforzó.

En un principio, los mil 500 integrantes del llamado "Viacrucis migrante" tenían como destino Tijuana, frontera mexicana con Estados Unidos, pero se dispersaron de forma paulatina desde su llegada a la ciudades de Puebla y México, en el centro del país.

En esa etapa, decenas de centroamericanos comenzaron a improvisar y a tomar decisiones sobre la marcha.

Algunos, advirtiendo las dificultades de la travesía y anticipando la negativa en la respuesta final, decidieron no continuar y solicitaron permisos para permanecer en México.

Por su parte, la Jefa del Departamento de Extensión y Cobertura de la Secretaría de Salud, Sandra Martínez Lobatos manifestó que este día la Secretaría de Salud ofreció 44 atenciones médicas a miembros de la caravana de migrantes, principalmente niñas, niños y mujeres, encontrando en la mayoría de los casos infecciones respiratorias, las cuales no son graves.

En un inicio la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) anunció que el cruce de San Diego ya estaba al máximo de su capacidad y no podría a nadie de inmediato.

El último grupo de los más de 200 inmigrantes que llegaron a la frontera para extender una petición de asilo se entregó este jueves a las autoridades estadounidenses, informaron los activistas que los acompañan.

"Estados Unidos no se mantendrá a la expectativa, ya que nuestras leyes de inmigración son ignoradas y la seguridad de la nación está en peligro; continuaremos trabajando con nuestros socios en cada Fiscalía de Estados Unidos para perseguir agresivamente los enjuiciamientos de entrada ilegal de delincuentes". Ellos volverían a dormir en la puerta de entrada a Estados Unidos, a escasos metros del puerto de San Ysidro, para no perder su lugar.