Un "juicio electrónico" podría liberar a Lula de prisión

Ajustar Comentario Impresión

El Tribunal Supremo de Brasil (STF) inició este viernes el plazo para que cinco de sus jueces pronuncien sus votos en un juicio electrónico que podría liberar al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado desde el pasado 7 de abril en Curitiba.

Los cuatro ministros restantes, los cuales integran la segunda sala del Supremo, tendrán hasta el próximo 10 de mayo para presentar su decisión y el resultado del juicio podría ser publicado un día después.

El juez e instructor del caso, Luiz Edson Fachin, fue el primero en ejercer su voto para el juicio que inició la madrugada del viernes.

El magistrado Dias Toffoli, quien fue fiscal general de Brasil durante el segundo mandato de Lula da Silva y fue el propio expresidente quien lo nombró juez a la Corte Suprema, rechazó retirar a Moro del proceso que indaga si el exsindicalista recibió una casa con piscina en la localidad de Atibaia a cambio de favores a empresas.

En caso de que se acepte la solicitud de la defensa, los magistrados deberán decidir si el decreto de prisión contra Lula fue correctamente fundamentado o si el tribunal de apelaciones se precipitó al decretar la ejecución de la pena, cuando aún había recursos pendientes en ese tribunal.

Los cinco jueces deberán decidir si la solicitud de la defensa de Lula aún puede ser juzgada, una vez que los recursos en el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) ya fueron dictaminados.

Lula permanece en prisión desde el pasado 7 de abril en la sede de la Policía Federal de Curitiba (sur), tras ser condenado a 12 años y un mes de prisión acusado de recibir un apartamento en el litoral del estado de Sao Paulo de la constructora OAS, a cambio de favorecerla en contratos con la petrolera estatal Petrobras, algo que el ex mandatario niega.

Los abogados de Lula da Silva, que lidera las encuestas para las elecciones presidenciales de octubre próximo, adujeron que el político brasileño fue encarcelado sin que todos los recursos en segunda instancia hubieran sido agotados, algo que, según ellos, contradice a la jurisprudencia en vigor.