Gestión de AMLO podría empujar a México al desastre: Vargas Llosa

Ajustar Comentario Impresión

"Su gestión podría empujar a México a un desastre, no a una catástrofe como Venezuela, pero con consecuencias muy negativas para América Latina", explicó el escritor durante el evento organizado por instituciones liberales en Santiago.

El escritor Mario Vargas Llosa arremetió, nuevamente, contra Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia a la Presidencia de México, al decir que "da motivos para estar preocupados".

"La responsabilidad última la tuvieron quienes irresponsablemente votaron por demagogos y gente que carecía de credenciales democráticas", aseguró, tras poner como ejemplo "los casos de Venezuela, Cuba, Nicaragua o Bolivia".

Por otro lado, Vargas Llosa responsabilizó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de haber influido en el hecho de que López Obrador se perfile como el favorito a las elecciones de julio, debido a los comentarios negativos que hace en contra de los mexicanos.

Además de Vargas Llosa, el foro contó con la participación de los expresidentes de Costa Rica, Óscar Arias, y de Bolivia, Jorge Quiroga, la disidente cubana Rosa María Payá y los opositores venezolanos Antonio Ledezma y Tamara Sujú.

Venezuela acaparó las críticas y las advertencias de los panelistas, que hicieron un llamado para que el mundo desconozca los resultados de la elección presidencial del 20 de mayo e instaron a que el presidente Nicolás Maduro acepte la ayuda humanitaria exterior para paliar la penuria de alimentos y medicinas que padece el pueblo venezolano. "Parece una manera más efectiva para asfixiar a las dictaduras que una intervención militar", planteó.

"De nada sirve deshacerse de líderes autoritarios para que lleguen otros, mesiánicos y populistas", consideró.

En ese sentido, Vargas Llosa señaló que en la región, las elites políticas y económicas "han abierto las puertas al populismo y muchas veces han favorecido a las dictaduras sobre las democracias", aunque admitió que las elites intelectuales, aunque a regañadientes, se inclinan actualmente más a favor de las democracias.