Comerse las uñas casi le quita la vida a este hombre

Ajustar Comentario Impresión

"Estuve trabajando toda la semana y empecé a tener síntomas parecidos a los de la gripe que empeoraban gradualmente". Tenía sudores fríos, estaba temblando y luego estaba caliente y entonces mi dedo comenzó a hincharse y tuve un latido insoportable.

Las líneas rojas en su piel y la fiebre, eran señal de que la infección se estaba propagando por todo su cuerpo.

En el momento en el que el hombre ya se encontraba en el hospital le aseguraron que tenía mucha suerte de seguir vivo. "Empecé a estar muy raro y no podía concentrarme", argumentó Hanoman.

Después de ser revisado por lo médicos, evidenciaron que la víctima tenía la temperatura muy alta por lo que se dieron cuenta que la infección, lo estaba matando lentamente.

Permaneció en observación durante cuatro días y se determinó que la infección se originó en uno de sus dedos, precisamente por morderse las uñas.

El diagnóstico fue devastador, una sepsis se apoderaba de su cuerpo. La llamada sepsis es una complicación que se desarrolla después de una infección, cuando el sistema inmunitario comienza a funcionar a toda marcha y provoca insuficiencia orgánica múltiple.

En su caso, Luke estuvo al borde del shock séptico. "Cuando me sentía mejor, me dijeron que tenía suerte de estar vivo", relata. No me dijeron lo malo que era porque creo que intentaban no preocuparme demasiado.

En Inglaterra se reportan unos 123.000 casos de sepsis al añu y según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), cada año 37 mil personas mueren por este tipo de infecciones.

Respecto a la mordedura de uñas, según detalló Shamir Patel, fundadora y farmacéutica de Chemist-4-U.com, puedo provocar enfermedades graves: "Quitar la piel alrededor de las uñas puede dejar heridas abiertas que pueden infectarse rápidamente. Cualquiera que tenga la costumbre de morderse las uñas debe conocer los riesgos involucrados y hacer todo lo posible para detenerlo".