Desbocado, el dólar cerró a $23

Ajustar Comentario Impresión

En medio de la corrida cambiaria que comenzó la semana pasada, el Banco Central sorprendió hoy con una serie de medidas para contener el alza del dólar antes de la apertura de los mercados.

En el Banco Nación la cotización de cierre de la divisa fue incluso mayor al promedio del mercado, en 23,30 pesos para la venta, con un aumento de 1,85 pesos respecto al miércoles. La extendida demanda de dólares en el mercado mayorista, que es el que marca el pulso de la evolución de la divisa en todas las franjas del circuito financiero, se explica principalmente por la iniciativa de inversores que venden sus tenencias en LEBAC en el mercado secundario para comprar dólares y, en muchos casos, retirarlos de la plaza local para invertirlos en el exterior.

Residentes caminan frente a la sede del Banco Central de la República Argentina, en Buenos Aires, Argentina, el 3 de mayo de 2018.

La tasa de referencia que a finales de abril ya había sido aumentada a 30,25 por ciento, se ubica ahora en 33,25 por ciento anual, luego de que el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger sostuvo una reunión con el Comité de Política Monetaria para deliberar sobre la devaluación del peso argentino.

El BCRA dijo que "tomó esta decisión con el objetivo de garantizar el proceso de desinflación y está listo para actuar nuevamente si resultara necesario". "Además esta suba de las tasas va a hacer mella en la actividad económica que ya viene mal pero se va a agravar con estas inquietudes, mal llamadas volatilidad", declaró al canal TN el economista Gabriel Rubinstein.

El analista financiero Christian Buteler opinó que el Central "no pudo, no supo o no quiso" evitar que el dólar subiera 8,5% en una sola jornada, en la que se negociaron sólo 966 millones, menos de la mitad que en jornadas de la semana anterior. "Las situaciones de volatilidad no nos tienen que asustar: tienen que ser parte del aprendizaje de vivir con un tipo de cambio flotante".

Así transcurrió un período de cierta calma cambiaria que se desbarató a fines del mes pasado, cuando factores locales y externos terminaron de armar una tormenta perfecta: afuera, el temor a la inflación en los Estados Unidos, que sacudió a los mercados globales.

Martín Alfie, jefe de la consultora Radar, señaló que "estamos lejos de una crisis terminal porque el Banco Central tiene reservas de sobra".

La autoridad monetaria dispuso además "incrementar de manera excepcional la distancia entre la tasa de política monetaria y la tasa de pases activos en 500 puntos básicos, de manera que esta última quedó establecida en 38,25%".