Trump "dictó" una carta sobre su salud, según su antiguo médico

Ajustar Comentario Impresión

"Él dictó el certificado completo".

Harold Bornstein, el médico que en 2015 aseguró por escrito que si Donald Trump llegaba a la Casa Blanca sería "el presidente más sano jamás elegido" dada su "excelente salud", reconoció que escribió esas palabras al dictado del hoy presidente de Estados Unidos.

Sin embargo, los periodistas de la Casa Blanca dejaron trascender que hacer rato que Kelly tiene una mala relación con Trump.

El texto en cuestión, difundido públicamente en diciembre de 2015, indicaba que "la fuerza física y la energía" de la que gozaba Trump eran "extraordinarias". "No lo escribí yo", dijo Bornstein, citado por CNN. Entre otras cosas, por entonces contó que le había recetado durante años a Trump un medicamento para el crecimiento del cabello. "Pasaron a llevarse su carta a las 04:00 o algo así".

En la entrevista, Bornstein afirmó haberse sentido "violado, asustado y triste" cuando estas personas llegaron a su oficina para recoger los registros médicos del presidente.

Harold Bornstein confesó además que el republicano tomaba un fármaco para el pelo Harold Bornstein confesó además que el republicano tomaba un fármaco para el pelo Crédito: DPA "Deben haber estado aquí entre 25 y 30 minutos". Asimismo, señaló que fue robada la copia original y única de la ficha de Trump, incluyendo exámenes de laboratorio.

"Como parte del procedimiento estándar bajo un nuevo presidente, la unidad médica de la Casa Blanca tomó posesión de los informes médicos del presidente", sostuvo la funcionaria en rueda de prensa.

Keith Schiller fue durante mucho tiempo el custodio personal de Trump cuando era empresario y es considerado muy leal al mandatario.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, ha hecho comentarios a sus asesores que incluyen insultar la inteligencia del presidente Donald Trump y presentarse como el salvador del país, según ocho funcionarios actuales y retirados del despacho del gobierno estadounidense referidos en un amplio reportaje publicado por la cadena NBC.

El informe no daba más detalles de la salud de Trump, más que apuntar que contaba con un presión arterial "excelente" de 110/65 y que el año previo (2014) había perdido siete kilos, por lo que tenía una salud cardiovascular "excelente".