Ortega se compromete con el diálogo

Ajustar Comentario Impresión

En la peregrinación convocada por la Conferencia Episcopal de Nicaragua estuvieron representantes del sector privado, campesinos que se oponen a la construcción de un canal interoceánico en el país y estudiantes que lideraron las primeras protestas provocadas por la reforma a la ley del seguro social. Pese a dar marcha atrás con su reforma, la gente se mantiene en las calles exigiendo su dimisión.

"Le expresamos (al presidente) que al mes de empezado el diálogo haríamos un alto para evaluar la voluntad, la implementación y el cumplimiento serio y real de los acuerdos", dijo el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal (CEN). El vicario observó que Ortega "es una persona muy difícil de leer" y no sabe decir si está realmente a favor del diálogo o no. "Nuestra población ha perdido la confianza en él".

La protesta le pone más presión al gobierno de Ortega.

A pesar de que las represiones de Ortega disminuyeron el lunes, ahora la población exige la renuncia del presidente, porque lo consideran represivo, corrupto, violador de los derechos humanos y las libertades públicas.

Ortega y Murillo "no muestran ninguna compasión, ni siquiera un poco de empatía con los familiares de los muertos a quienes llaman delincuentes, pandilleros y narcotraficantes", acusó por su lado el ex miembro de la dirección del Frente Sandinista, el disidente Luis Carrión.

Los campesinos situados sobre el proyecto de un canal, piden al gobierno que derogue la concesión que entregó en 2013 a la empresa china HK Nicaragua Canal Development (HKND) para diseñar, construir y operar, hasta por un siglo, un canal que amenaza con desplazarlos de sus tierras.

Ese sistema sufrió un ataque de Anonymous, la red mundial de hackers que se unió a las protestas contra el ejecutivo. Los sitios web mencionados sufrieron afectaciones en diversos niveles desde el viernes pasado.

Organismos internacionales como Human Rights Watch, Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos han pedido al presidente Daniel Ortega que cese la represión, considerada por analistas e historiadores nicaragüenses como la más violenta y sangrienta en los últimos 40 años, desde la dictadura de Somoza.

"El día de hoy por la mañana en Catedral de Managua minutos antes de iniciar la celebración eucarística de las 8:00 am, irrumpió de forma violenta una persona de sexo masculino motorizado quien llegando a toda velocidad hasta el presbiterio de Catedral gritó exaltado y de forma retadora: '¿Quién es él quiere la paz?". La descripción del motociclista, que tras el incidente fue invitado a abandonar la sede católica, coincide con hombres motorizados que pertenecen a las fuerzas de choque del gobierno.