Martín Vizcarra se solidarizó con los familiares de los periodistas ecuatorianos asesinados

Ajustar Comentario Impresión

"Lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas", afirmó ayer Moreno, quien interrumpió su participación en la Cumbre de las Américas, en Lima, y regresó a su país por este caso. "He dispuesto el despliegue de los unidades élite de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional ecuatoriana a dicho territorio", mencionó.

- La vicepresidenta de Ecuador, María Alejandra Vicuña Muñoz, expresó hoy el "pesar" y la "indignación" de su país por el asesinato de tres periodistas ecuatorianos atribuido a un grupo disidente de la antigua guerrilla colombiana FARC. Se cree que fueron secuestrados el 26 de marzo por disidentes de las disueltas FARC. El presidente ecuatoriano lamentó que "más allá de los esfuerzos realizados se ha confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos" y que "es muy probable que lo único que hayan querido es ganar tiempo".

En entrevista para XEU, Alexis Serrano indicó que desde ese momento sigue vigente el estado de excepción y posteriormente se registraron otros ataques en donde murieron cuatro militares ecuatorianos y ahora la muerte de los periodistas.

El mandatario anunció además que la delegación enviada desde Colombia por el presidente Juan Manuel Santos, formada por el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas y altos mandos militares y policiales, está ya en Ecuador para iniciar "inmediatamente" acciones coordinadas en la zona fronteriza, sin dar más detalles.

Asimismo, informó que están coordinando con el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Iglesia Católica para el rescate de los cuerpos en la zona fronteriza.

El mandatario ecuatoriano ofreció una recompensa de $100,000 a quien dé información para capturar a alias 'Guacho', jefe de la disidencia de ese grupo ilegal.

El periodista Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el chofer Efraín Segarra (60) fueron al parecer ejecutados a balazos mientras estaban encadenados, según las imágenes que hicieron llegar los captores.

"Reiterar mi condena a este hecho deplorable en el Ecuador".

Tras el fatal anuncio de Moreno, junto a las principales autoridades de su gobierno, también se vivieron reacciones de profundo dolor en la vigilia convocada frente al Palacio de Gobierno, en el centro de Quito.