Primeras imágenes: así caen las bombas de Trump sobre Siria

Ajustar Comentario Impresión

En la noche del viernes al sábado, las potencias atlánticas bombardearon Siria en respuesta a un supuesto ataque con armas químicas en la ciudad de Duma la semana pasada. "Estamos listos para mantener esta presión, si el régimen sirio es lo suficientemente necio como para probar nuestra determinación", declaró la representante.

Su elección de palabras hizo recordar una declaración similar hecha por el expresidente George W. Bush luego de la invasión de Estados Unidos a Iraq, donde también dijo que buscaba armas químicas.

En un mensaje publicado esta madrugada, el presidente de Estados Unidos dijo que solo los medios de "noticias falsas" podrían cuestionar que calificara su ataque como misión cumplida, cuando se trata de un término militar que debería usarse más a menudo.

Rusia confirmó que no usó sus defensas en el ataque de Estados Unidos.

Y agregó con contundencia: "Cuando el presidente Trump traza una línea roja, luego la sostiene".

El director del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el teniente general Kenneth McKenzie, incluso reconoció este sábado, durante una rueda de prensa en el Pentágono, que aún pueden existir "partes residuales" del programa químico del "régimen" de Al Asad y que "obviamente la infraestructura química" siria supera las tres instalaciones destruidas. "Rusia debe decidir si continuará en este oscuro camino o si se unirá a las naciones civilizadas como una fuerza de estabilidad y paz".

Rutte también lamentó que Rusia haya utilizado su derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, del que Holanda forma parte actualmente, para impedir cualquier investigación sobre uso de armas Químicas por parte del presidente sirio Bashar Al Asad.

Un "centro de investigaciones" en el barrio de Barzé, en el límite noreste de Damasco, fue blanco de misiles, que provocó "la destrucción de un centro de formación y de laboratorios científicos", dijo la agencia oficial SANA.

Según el Pentágono, fue una represalia puntual por el presunto ataque químico en Duma, que tanto Damasco como Moscú han calificado de una provocación y un montaje.