Papa Francisco expresó su cercanía a Ecuador tras asesinato de periodistas

Ajustar Comentario Impresión

Consternado por el asesinato de dos periodistas y un chofer del diario El Comercio, secuestrados por disidentes de la exguerrilla de las FARC implicados en el narcotráfico, Ecuador sigue tras la busqueda este sábado recobrar los cadáveres mientras descarga su furia contra los asesinos. "Estamos seguros de que la corresponsabilidad de la hermana Colombia y la cooperación internacional contribuirán decididamente a las acciones que hemos emprendido para garantizar la tranquilidad de las poblaciones de frontera", señalo.

Estando en cautiverio y encadenados fueron ejecutados a balazos, según se desprende de fotos difundidas por los captores.

El caso ha desatado una condena internacional y cuestionamientos a los gobiernos de Ecuador y Colombia, que ofrecieron información a cuentagotas o contradictoria, por ejemplo, sobre el paradero de los rehenes.

Quito dijo este domingo que el supuesto responsable es de nacionalidad colombiana y Bogotá dice que es ecuatoriano.

Según Rivas, por cualquier arista que se quiera ver, la operación "fue un fracaso de los dos gobiernos".

"Hay preguntas que quedan en el aire respecto a las acciones que se hicieron" durante el secuestro, agregó.

La Fuerza de Tarea Conjunta de Estabilización y Consolidación Hércules cuenta con 9 800 soldados de tierra, mar y aire encargados de reforzar la seguridad en el departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, teniendo como sede al municipio de Tumaco. "Rezo por ellos y por sus familiares", dijo Francisco al concluir el rezo del Regina Coeli celebrado en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Vecinos de Rivas colocaron crespones negros en sus viviendas en memoria del equipo periodístico asesinado y una de las casas lucía tras una ventana un cartel con la frase "Nos faltan 3". Asimismo ordenó que en cada templo se eleve una oración por ellos y sus familias en cada eucaristía.

La inusitada violencia que vive Ecuador, que ha dejado por ahora siete muertos y cuatro decenas de heridos, es una secuela del acuerdo de paz que condujo al desarme de las FARC, organización que controlaba territorios que ahora están en disputa entre desertores rebeldes y bandas de origen paramilitar.

La última vez que se les vio con vida a los periodistas y el conductor fue en un video en el que aparecían con cadenas al cuello, clamando bajo coacción por un trato con los captores.

Los operativos ofensivos que se realizan en coordinación con Colombia se retomaron el viernes con el desplazamiento de unos 550 uniformados ecuatorianos en la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas, donde se han reportado explosiones con artefactos artesanales contra militares y policías de Ecuador.